Atravesando el espejo

6ª Parte

(Anteriormente)

            ¿Por qué Dios deja que ocurran cosas malas? No puede evitarlo. El mal busca la destrucción de lo que su mente creadora se empeña en preservar. Cuanto más empeño pone Dios en hacer algo perfecto, más empeño pone el Diablo en destruirlo. Cuanto más empeño ponen las personas buenas en ayudar a los demás más se empeñan las malas en aislarse y buscar esa soledad. Cuanto más aman las personas buenas más lejos se encontraban de esa cruda y horrible realidad ya que ayudando a otros se unen y la soledad desaparece. Menos conscientes son de "La verdad".

            Esa certeza le causó un gran dolor y se forzó a volver a dormir, retornar a su sueño eterno. Su mente regresó a lo que él había sido, un chico joven llamado Juan que pretendía escapar del infierno. ¿Cómo se puede escapar de un lugar que no existe? Sabía que podía usar su poder creativo para hacer un nuevo paraíso, buscarle una solución a su problema. Podía hacer lo que le diera la gana porque era Dios. Podía devolverle la vida a Juan, podía hacer que fuera un sueño y así pudiera contarles a todos lo que había visto. Pero no quería que la gente supiera la Verdad porque entonces perderían toda esperanza. Tenían que ser buenos porque todos son la misma persona solitaria, el "Yo soy". El único ser que realmente existe. Si Juan pegaba un puñetazo a Luis, se estaba golpeando a sí mismo. Juan debía volver a la vida y contar todo lo que pudiera al mundo. Muchos cambiarían para bien, al conocer la historia, tratando de salir de su aislamiento y buscando compañía en los demás, otros muchos para mal, decidiendo que toda su vida era el sueño de alguien y que no significaba nada en absoluto.

            - La creación debería decidir qué hacer con esta Verdad - se dijo -. Quizás así Verónica deje de auto condenarse. Quiero que ella siga viviendo y continúe esa maravillosa historia, que es su vida. Quizás Juan cambie y empiece a ser más amable con la gente. Quizás un asesino en potencia gane algo de amor hacia sus víctimas y se arrepienta a tiempo, viéndose a sí mismo dentro de ellas. Los solitarios podrían dejar de serlo, dado que tienen toda una eternidad para estar solos.

            Su pensamiento se centré en Verónica, ese pensamiento hermoso, esa chica que en su dolor había conseguido hacerle olvidar por un tiempo que en realidad Pedro no existía. Al cometer la injusticia de llevársela al infierno y convertirla en su consorte maligna pretendía saltarse sus propias reglas de justicia. Era una maldad ideada por él mismo para saber si realmente merecía la pena ser siempre justo. El infierno le aliviaba porque aquellas personas que se auto castigaban le recordaban que merecía la pena mantener esos pensamientos hermosos que vivían en el Cielo en amor y compañía eternas. En el dolor, esas criaturas trataban de olvidar su desesperación, el dolor era el mejor síntoma de que no estaban solos. Querían sufrir para que sus vidas cerraran el círculo de dolor que habían provocado, manteniéndose bien lejos de la realidad más terrible. La de la eterna soledad.

            Juan era un chico obstinado, se empeñó en salvar a Verónica de su eterna condena. La había llegado a amar de forma muy pura, cosa que no era extraña dado que era una de las criaturas en las que más amor había puesto en crear. En su mente Juan era un estúpido ciego que merecía un castigo eterno por haber creído que podía juzgar mejor que él cual era el mejor destino de Verónica. Ella era su brazo para atraer al infierno a aquellos que osaran cuestionar su existencia. Dudar de ella era como dudar de la vida, era como dudar de Dios, era como dudar de todo.

            Sin embargo sabía que la raza humana tenía capacidad de juicio porque él se la había dado. En su mundo perfecto nada pasaba sin una razón, todo era juzgado y los jueces eran los propios juzgados. Juan había dicho a Verónica una verdad que hacía que se planteara de nuevo su eterna condena injusta. ¿Debía liberarla? Pedro la ataba al infierno, pero Pedro realmente no la amaba. Se aferraba a ella por miedo, su miedo a la soledad. Verónica no debía permanecer más tiempo bajo su mandato férreo y Pedro tendría que sufrir aún más.

            En cuanto a Juan, no era justa una muerte así. Podía seguir condenando personas injustamente para así provocar un desequilibrio que lograra finalmente que la creación perdiera consistencia y Dios perdiera interés en ella. Pero eso le daba miedo. De vez en cuando le gustaba jugar según las reglas porque a pesar de saber que estaba sólo, la creación era lo único en lo que podía centrar su atención. Además, si rompía las reglas por hacer algo mal, Dios tenía libertad para romperlas haciendo el bien y sabía que eso le encantaba. Aun así decidió que esta vez liberaría a Juan y dejaría que contara su historia porque sabía que muchos más incrédulos tendrían curiosidad y volverían a invocar a Verónica desde el espejo.

            Pero ahora tenía una pregunta que no sabía dar respuesta:

            ¿Liberaría a Verónica? No ella era demasiado preciosa para desembarazarse de ella. Le traía tantas almas que ni el más corrupto sacerdote podía superarla. Sin embargo estaba demasiado limitada… Como siempre, decidió que merecía un poco más de su poder. Le concedería más libertad, merecía poder campar por el mundo a sus anchas. Eternamente joven y hermosa así le buscaría a él, que también tenía su propio cuerpo inmortal en el mundo. Deseaba romper todas y cada una de las reglas con ella.

 

 

Continúa aquí.

Antonio J. Fernández del Campo

Relatos olvidados

El mundo está lleno de misterios y secretos. Algunos tan grandes que necesitan ser silenciados (o puestos en duda a la luz pública) con el fin de no causar alarma social. ¿Podemos asegurar aquello que observamos? Incluso lo que nos cuentan lo dudamos. En definitiva, sólo creemos en algo si lo confirmamos con nuestros propios sentidos… Y a veces incluso dudamos de nosotros mismos. 

¿Cuántas cosas son reales de las que nos cuentan los periódicos? ¿Qué nos ocultan? La "verdad" es demasiado dura para que la sociedad la acepte. 

Ocurren sucesos dramáticos, impactantes, difíciles de creer y ya es hora de que alguien se atreva a contarlos.

 

Listado completo

1 - El ángel que desafió al Diablo

2 - No cuentes secretos ante un espejo

3 - Antonio Jurado: Detective paranormal

4 - El olor de la sangre

5 - Los misterios de Isis

6 - Los caminantes de ojos negros

7 - Sombras sin dueño

8 - Relatos olvidados y archivados

9 - Los grises

10- Tierra de dragones

11- Raíces en el infierno

12- La última guardia

 

La publicación los libros está pendiente de una última revisión. Los relatos ya estan escritos y estarán disponibles aproximadamente cada dos meses.

Estos relatos los escribes tú

Muchas gracias a todas las personas que me han confiado sus historias reales, con las cuales he podido construir algunos de estos relatos.

 

Si quieres contactar conmigo por email para que escriba un relato de algo que te ocurrió a ti, escríbeme a esta dirección:

 

 

tonyjfc@yahoo.es

¿Te gusta esta página?

Antonio J. Fernández Del Campo, ingeniero técnico de informática, ha practicado la escritura, como su verdadera vocación, desde los quince años. Su vida profesional nunca ha impedido que en sus ratos libres dejara volar su imaginación escribiendo por diversión sin intención de publicar.
Cuando inauguró su página: <http://tonyjfc.jimdo.com/> en 2008 lo hizo con idea de exponer sus obras al público de forma gratuita y así perfeccionar su técnica como escritor con ayuda de los comentarios de sus seguidores. 
Con el tiempo y los ánimos de sus lectores más fieles se decidió a publicar su primer libro. Cayó enfermo y el nuevo tiempo del que dispuso lo dedicó en cuerpo y alma a perfeccionar una de sus obras de la serie “Relatos olvidados”. A sus cuarenta y cinco años decide hacer realidad su sueño al publicar “El ángel que desafió al Diablo”.
Debido a que fue escrito por diversión, el estilo de escritura directo y sencillo de Antonio pretende conseguir atrapar al lector desde el primer hasta el último párrafo de cada capítulo.

Contenido protegido por la ley

El disco de 2 Gb más pequeño del mundo
El disco de 2 Gb más pequeño del mundo