Copyright y derechos legales

Todo el contenido de esta web está registrado es Safecreative por lo que cualquier uso de estos relatos con ánimo de lucro, sin el consentimiento del autor será perseguido por la ley.

 

Si desea contactar, envíe un email para definir los detalles del uso que se quiera dar a los relatos para llegar a un acuerdo legal y firmado sobre los mismos o bien puede entrar en www.safecreative.org y buscar el relato sobre el que quiera realizar una compra o bien un acuerdo legal para su distribución.

 

Si desea consultar la información de registro de todos los relatos del autor, entre aquí.

¿Te gusta esta página?

 

 

 Antonio J. Fernández Del Campo, ingeniero técnico de informática, ha practicado la escritura, como su verdadera vocación, desde los quince años. Su vida profesional nunca ha impedido que en sus ratos libres dejara volar su imaginación escribiendo por diversión sin intención de publicar.
Cuando inauguró su página: <http://tonyjfc.jimdo.com/> en 2008 lo hizo con idea de exponer sus obras al público de forma gratuita y así perfeccionar su técnica como escritor con ayuda de los comentarios de sus seguidores. 
Con el tiempo y los ánimos de sus lectores más fieles se decidió a publicar su primer libro. Cayó enfermo y el nuevo tiempo del que dispuso lo dedicó en cuerpo y alma a perfeccionar una de sus obras de la serie “Relatos olvidados”. A sus cuarenta y cinco años decide hacer realidad su sueño al publicar “El ángel que desafió al Diablo”.
Debido a que fue escrito por diversión, el estilo de escritura directo y sencillo de Antonio pretende conseguir atrapar al lector desde el primer hasta el último párrafo de cada capítulo.

 

 

 

CONTACTO: 

 

Si quieres recibir por email los avisos de las novedades más recientes, inscríbete en el enlace siguiente.

 

Si quieres contactar conmigo por email para que escriba un relato que te ocurrió a ti, escríbeme a esta dirección:

 

tonyjfc@yahoo.es

Contenido protegido por la ley

El disco de 2 Gb más pequeño del mundo
El disco de 2 Gb más pequeño del mundo