Día 1

Día 1 

 

Me llamo Jill Valentine, sobreviví a lo que yo pensé que era una pesadilla, en una mansión de las montañas de propiedad de Umbrella. Soy miembro de los STARS… ¿o debería decir "era"? Aquella experiencia fue demasiado para mí y había decidido dimitir cuando la pesadilla se extendió por la ciudad. Los STARS me suplicaron que me quedara con ellos, que les ayudara con mi experiencia matando zombis. Pero ellos persiguen un imposible, quieren detener la amenaza.

 

Lo más juicioso es salir de la ciudad así que me marché, no sin antes llevarme mi pistola reglamentaria y bastante munición. Intenté salir de Raccoon pero la habían sitiado en las cuatro salidas por autopista. Intenté salir por las carreteras pequeñas pero han cercado la ciudad por completo. Lo más inquietante es que son soldados de la propia Umbrella y el ejército. Tengo la corazonada de que todo esto no es más que una ratonera donde esa compañía piensa utilizarnos de conejillos de indias hasta que decida que nos puede eliminar. No existe contacto con el exterior, no funcionan los teléfonos móviles, no funcionan los fijos y creo que aunque conociéramos las señales de humo, no habría quien pudiera ayudarnos ahí fuera. Mi única esperanza es salir de aquí. La única forma de sobrevivir es moverse y escapar.

 

Fui a una tienda de armas y me equipé bien. Cogí una metralleta, un rifle de precisión, una escopeta y una mochila llena de munición. No solo tengo que salir de la ciudad, también tengo que sobrevivir a esa horda de zombis hambrientos. Puedes matar a uno apuntando bien pero cuando te vienen diez o cien de golpe lo mejor es correr y esconderse. Trepar a los edificios y escapar. Es inútil disparar sobre tantos a la vez, apenas se detienen.

 

En mis huidas encontré un almacén donde una chica rubia superviviente se cruzó en mi camino. Le dije que por donde pretendía ir era un suicidio y le pedí que me siguiera si quería vivir. Pero no le gustó la dirección que estaba tomando y se fue corriendo como una histérica.

 

Como no pude detenerla en cuanto salió al callejón la horda cayó sobre ella y… bueno, intenté matarla antes de que la convirtieran en una de ellos pero el tumulto la cubrió y no pude hacer nada. No me quedé a mirar si se levantaba o no después de que la mordieran, corrí y me encerré en un taller de reparaciones. Cerré con llave y descansé. Vi este cuaderno con una pluma y pensé que sería buena idea escribir lo que está pasando, por si alguien encuentra el diario, para que sepa lo que ocurrió aquí. No es una ilusión, no es una película de terror inventada por mí. Los zombis son tan reales como esta ciudad.

 

Dentro del taller encontré a un hombre bastante gordo y torpe. Al verme quiso dispararme pero al hablarle se calmó y supo que no era zombi. Me gritó, histérico que me para que me marchara, que ese taller era suyo y aunque traté de calmarlo se encerró en un trailer que había en el garaje y cerró la puerta con cadenas desde dentro. Me gritó que su hija acababa de morir y que nunca saldría de allí. Que si trataba de abrir esa puerta dispararía. Su forma de actuar tan extraña, sumada al pánico que tenía la chica rubia con la que me crucé me hizo sospechar que ese hombre tenía culpa de la huida de su hija. Acusarle de intento de violación sería muy osado ya que nunca me confesará la verdad por más que le pregunte. También podría haberla gritado, o abofeteado y la chica podía ser una atolondrada que se enfada por cualquier cosa… El mundo está lleno de tarados.

 

Ahí le dejé. Busqué por el taller y no encontré nada de interés, salvo una segunda puerta que daba a otra calle. Como estaba cerrada tuve que buscar la llave y cuando la encontré salí, no sin antes matar a un zombi que estaba justo al lado de la puerta, qué susto me dio el mal nacido. Por suerte no había más que ese.

 

Llegué a un callejón oscuro y una puerta se abrió de golpe. Salieron varios zombis pero no iban a por mí sino a por un desgraciado que salió lleno de mordiscos, aún lúcido. Cuando estaban ocupados con él los llené a todos de plomo y me aseguré que no se movieran. Habían salido del subterráneo que había junto a un Pub. Con suma cautela entré allí, por si quedaba alguien con vida y encontré un hombre muerto lleno de mordiscos por todo el cuerpo. Le disparé en los sesos para evitarme más sustos, aunque cada bala puede ser crucial para salvarse. Pensé que mejor perder un cartucho de escopeta que perder la vida por confiada. En ese sótano debían haber estado encerrados varios días porque había suministros de agua en abundancia y muchas latas de comida abiertas. Además olía a carne podrida debido al cadáver. Lo único bueno de esa visita fue que encontré algo que podría serme útil, gasolina para mecheros. Una cosa más que guardo como tesoro en mi mochila de supervivencia.

 

Ha sido un día largo y duro. Me he levantado viendo la histeria colectiva, he ido a dimitir, he visto que la gente enloquecía en las autopistas cuando descubrimos que los soldados nos matarían antes de dejarnos salir, he sobrevivido a cientos de zombis, he acabado con decenas de ellos y las expectativas de sobrevivir sin luz en las calles de esta ciudad infernal son nulas. Lo mejor es refugiarse y solo conozco un sitio seguro: este taller. Ignoro cómo voy a salir de esta ciudad, ni siquiera las calles están transitables en coche.

 

Mañana será otro día, estoy muy cansada.

 

Comentarios: 8
  • #8

    Masticating Juicer (jueves, 25 abril 2013 10:05)

    I shared this on Facebook! My pals will really like it!

  • #7

    Harold Wesker (martes, 23 octubre 2012 00:21)

    muy bueno tu aporte sigue asi :)

  • #6

    A.B (martes, 19 junio 2012 18:51)

    A ver, estamos escribiendo cosas que ya están escritas, si uno quiere leer de RE hay muchísimas novelas, y hay cronicas oficiales de Capcom con algo casi igual a ésto. Me parece un gasto de tiempo innecesario en una historia que ya está hecha.

  • #5

    melich (sábado, 16 junio 2012 20:26)

    si te hacen malos comentarios no hagas caso, me encanta leer tus historias, talvez el personaje este basado en residen evil pero la trama no, estoy esperando la continuacion hay mucha gente envidiosa en el mundo no hagas caso ya quisieran escribir como tu lo haces,animo y sigue adelante

  • #4

    naruto7 (sábado, 16 junio 2012 03:12)

    no la quites esta muy buena

  • #3

    yenny (viernes, 15 junio 2012 17:52)

    Esta primera parte no la he entendido bien, sera porque no he visto ni jugado Resident Evil,asi que se me hace dificil comentar esperare la siguiente parte.

  • #2

    carla (sábado, 02 junio 2012 19:00)

    Wohoooooo _o/ me encanta! Esta genial, eso de ver las cosas y hechos segun lo que pensaba Jill :D solo espero que no la dañes :s. Me aclaro, tienes excelente imaginacion pero como esta historia esta basada en una serie tan exitosa como Resident Evil, espero que no hagas algo loco por hacerla diferente :/ Pero confio en ti y hasta ahora no me has fallado en cuanto a las historias :)

  • #1

    Antonio J. Fernández Del Campo (sábado, 02 junio 2012 10:07)

    Como siempre, escribe aquí lo que te parece el relato para que yo sepa que alguien lo está siguiendo y así publique las continuaciones.

Animal es el que abandona a su mascota.

Si es la primera vez que entras a la página, te recomiendo que entres al Indice.

¿Te gusta esta página?

 Ilustración por Wendy Naomi Arias Audiffred

El asesino que escribía cartas de amor

 

Libro primero de la recopilación de relatos más relevantes de la página.

Disponible a la venta. 

 

Haz click para ver detalles.

  

Ilustración por Antonio J. Fernández Del Campo.

 

Próximamente:  Segundo volumen recopilatorio.

 

Fausta

 

Ya disponible en papel

 

CONTACTO: 

 

Si quieres recibir por email los avisos de las novedades más recientes, inscríbete en el enlace siguiente.

 

Si quieres contactar conmigo directamente por email, escríbeme a esta dirección:

 

tonyjfc@yahoo.es

Chat

Contenido protegido por la ley

El disco de 2 Gb más pequeño del mundo
El disco de 2 Gb más pequeño del mundo