El despertar de los muertos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Especial Halloween 2017

 

 

El despertar de los muertos

 

 

 

            La oscuridad es su única aliada. Se frota los brazos con frío a pesar de estar en pleno mes de agosto y que el aire está tan caliente que la sangre seca en un instante. La niña asoma la cabeza por una grieta de la ventana tras la que se esconde y ve a un hombre de casi dos metros caminando sin rumbo hacia alguna parte, por la derecha de su refugio.

 

            Atraída por su fuerza decide seguirle arrastrando sus pies y él la mira complacido. Un instante que sus miradas se cruzaron bastó para aceptarse mutuamente. Él atenúa el paso y ella le sigue a la zaga con la esperanza de que juntos puedan encontrar comida más fácilmente que por separado.

 

            Tras una larga caminata por la autopista repleta de coches oxidados y cadáveres putrefactos se dan cuenta de que ya no son dos sino cuatro. Se ha unido a ellos un hombre de barba, al que le falta un brazo y media mandíbula y una mujer de sesenta años con una estaca clavada en el pecho y babeando saliva verdusca. Ambos caminan tras ella en completo silencio. La niña se pregunta qué tiene que la hace igual a ellos y se mira el vientre en el que hay un boquete del tamaño de un puño de un adulto por el que asoman los intestinos.

 

            El alto detiene el paso cerca de una furgoneta. Olisquea el aire y da media vuelta. Todos lo siguen y se salen de la autopista marchando por un camino que huele delicioso. Por allí hay comida y pronto se une un quinto compañero sin brazos con la esperanza de que ellos le faciliten el alimento. La niña siente aprecio, lástima y le acepta en su compañía.

 

            Llegan hasta una mujer moribunda y huelen el delicioso aroma de su carne aún caliente y palpitante. Al verlos chilla de forma molesta y los cinco hacen banquete de sus restos.

 

            Mastican con trabajosa dificultad la carne repleta de jugosa y deliciosa sangre, que disfrutan como un manjar.

 

            Un disparo les asusta. El hombre alto recibe un impacto en el pecho pero se mantiene firme. Los cinco atacan a su agresor con las fuerzas renovadas por la comida y corren frenéticos a por él. El individuo, que parece débil por sus gritos y lágrimas, no retrocede y dispara a la mujer sin media mandíbula, pero ella sólo se tambalea. Luego usa su escopeta a modo de porra y le da al "sin brazos" en la cara, provocando que se enoje por perder tres dientes más. Al pobre no le quedaban demasiados.

 

            Todos caen sobre el molesto humano y sacian aún más sus ansias de sangre, vísceras y piel.

 

            Una vez satisfechos la mujer que sirvió de aperitivo se levanta, con el cuello devorado hasta el hueso, mostrando su fina columna, y se alimenta con hombre muerto. Un desperdicio de comida pues el alimento no llega más que al suelo, resbalando de su boca por el pecho. La dejaron saciarse a gusto aunque todos saben que nunca lo logrará ya que su estómago no recibirá alimento alguno. Sienten lástima por la nueva hermana pero siguen su camino.

 

            La niña se acercó a la mujer sin cuello y despacito se fue inclinando sobre el hombre, aún caliente, para comer un poco antes de emprender la marcha. La adulta se sobresalta al verla pero cuando sus ojos se cruzan la ignora y sigue devorando los restos que ella misma ha tragado, una y otra vez.

 

            Entonces el cadáver se levanta y mira a las dos con sus cuencas oculares oscuras. Las aparta con brusquedad de encima de ella. Se observa el pecho, desgarrado y comienza a caminar sin rumbo mientras la mujer sin cuello sigue intentando tragar los restos masticados hasta ser trozos de carne picada.

 

            Viendo que los demás emprenden la marcha la niña les sigue y abandona allí a esa mujer, siente lástima por ella pues sabe que ha sido condenada a pasar hambre toda la eternidad.

 

           

 

            Después de caminar durante días llegan a ser cincuenta y cuando cae la noche un vehículo les deslumbra. Se escuchan alaridos en su interior. Gritos de humanos desquiciados. Una metralleta abate a todos menos a ella, que cae entre los restos de sus compañeros, triturados por las balas. El hombre alto la mira mientras siente que su brazo izquierdo vuela por los disparos asesinos y da dos pasos para caer sobre ella, protegiéndola de esos demonios.

 

            Cuando cesa el ruido y el coche se aleja se levanta y observa que está completamente sola. Entonces algo golpea su cabeza y pierde el sentido.

 

 

 

 

 

            Despierta en una especie de garaje repleto de herramientas ensangrentadas. Se encuentra atada a un poste y le han puesto una tela en la boca que escupe sin problemas. Intenta soltarse pero la cuerda es muy recia y apenas logra moverse. Observa el lugar. Hay martillos pegados a palos de escobas con cinta americana, hachas, guadañas, picos... Todas ellas armas que han sido utilizadas a para matar ya que la sangre las tiñe.

 

            Entonces escucha acercarse a un hombre, lo huele de lejos, es el delicioso aroma de la carne fresca.

 

            - Ten cuidado por si es zombi. Acaba con ella cuanto antes -escucha una voz lejana.

 

            Pero su deseo de alimentarse con la carne viva despierta su fuerza sobrenatural y tira hasta que sus cuerdas cortan huesos y tendones, liberando sus brazos. Ahora no tiene manos, aunque no le servían de mucho siendo débiles y con casi todos los dedos rotos. Camina hacia la puerta mientras el humano canturrea una canción que entiende muy bien: "Malditos zombis, malditos zombis voy a haceros sufrir... Vamos venir a mí, que os voy a maldecir."

 

            Cuando abre la puerta se tira sobre él y le muerde una pierna. El humano chilla lastimosamente y le da un puñetazo en la boca. La insulta mientras la golpea y se aleja de ella pero consiguió lo que necesitaba, un buen bocado de apetitosa carne. El jugo revitaliza sus cansadas piernas y mientras el humano se quita la camisa y trata de detener la hemorragia, ella aprovecha y se le tira al cuello. Sabe por experiencia que es el punto débil de esos diablos y la forma más rápida de transformarlos en buenos.

 

            Se da un festín allí donde la sangre brota con más fuerza. Sus gritos se apagan y su calor empieza a menguar. El líquido tibio se vuelve negro y la niña deja de morder, asqueada.

 

            Se aleja, sale del garaje de herramientas y escucha a lo lejos la voz de una mujer.

 

            - ¡Mirad! La niña ha escapado, es una zombi.

 

            Todos los que allí descansaban, que eran al menos siete, se levantan a por sus armas mientras ella corre hacia ellos, sonriendo.

 

            - ¡Ha matado a Chemo!

 

            - ¡Disparad! -Gritan muchos.

 

            Eso no le gustaría a la niña y corre a por la mujer que está más cerca saltándola al cuello. Ésta trata de quitársela de encima pero en seguida pierde fuerza. Alguien la coge de la cintura tratando de soltarla y a pesar de no tener manos puede agarrarse a su cuello con sus antebrazos. En cuanto siente que la muerte invade a su víctima se da la vuelta y ataca al que trataba de separarla. Entonces el que estaba en el garaje sale como una exhalación y va por los a otros a dentellada limpia. La niña se da otro festín con más calma cuando ese hombre deja de luchar.

 

            Observa con alegría cómo todos van recibiendo el don, el que ella recibió de su madre, y ésta de su padre, y él de su hermano mayor que entró en casa ya con la bendición divina. Suspira, satisfecha por su obra mientras aquellos demonios asesinos intentan matar a los recién despertados.

 

            Cuando no queda más que uno, éste saca una especie de piña del cinturón de un compañero y le arranca una anilla.

 

            La niña deja de morder y mira con atención ese curioso objeto de acero, similar al que mató a su hermano.      

 

Ella creía que debía regalar el don que le fue dado gratis. Como en la iglesia: Los feligreses comían el cuerpo del salvador, eran siervos de Dios que había dado su carne por otros para dar vida y así premiarlos con la eternidad donde el dolor no existía. Siguiendo su ejemplo daba el regalo recibido a los humanos que encontraba en su camino, ellos la alimentaban a cambio del precioso don de la inmortalidad. Aunque éstos no eran agradecidos en absoluto y la recibían con la violencia propia de los hijos del Diablo.

 

            De pronto se hace la luz y millones de diminutos fragmentos la alcanzan disolviendo su cuerpo en partículas de fuego. Pronto verá a su familia, ya elevada al cielo por aquellas piñas de acero. Así llega su salvación, la ascensión al cielo anhelado que tanto busca desde su despertar de la muerte.

 



 

 

 

FIN

 

 

 

 

 

 

Comentarios: 6
  • #6

    Alfonso (sábado, 04 noviembre 2017 01:04)

    He tenido una semana con mucho trabajo y apenas he tenido tiempo de leer la historia de Halloween 2017. Voy a ser honesto. No me gustó la historia; quizá porque esperaba ya sea algo terrorífico o algo de Ángela. Y ciertamente los zombis nunca me han dado miedo. Si Chemo hubiese hecho algo gracioso probablemente hubiese estado pasable.
    Espero con ansias la próxima parte de Raíces en el Infierno.

  • #5

    Jaime (viernes, 03 noviembre 2017 02:18)

    Llegué tarde a comentar. Yo también esperaba una historia de terror protagonizada por Ángela. Generalmente no me gustan las historias de zombis, pero esta historia estuvo entretenida. Sigo esperando el encuentro de Ángela con un íncubo, jajaja.

  • #4

    Chemo (viernes, 03 noviembre 2017 00:16)

    Esperaba relato de Ángela, o al menos una escena de necrofilia. No es justo que Chemo muera en todas las historias; lo bueno es que murió matando varios zombis.
    La historia estuvo entretenida pero no dio miedo ni tiene algo que la haga sobresalir de otras historias.

  • #3

    Lyubasha (miércoles, 01 noviembre 2017 17:26)

    Me ha gustado mucho la historia (especialmente el hecho de que al final se de una explicación a por qué los zombies atacan a las personas sanas). Además me ha sorprendido porque después del éxito de Raices en el Infierno pensaba que el relato de Halloween iba a ser sobre Ángela.
    Por cierto, el argumento, aunque con unas cuantas diferencias me ha recordado al de la película Hidden.

  • #2

    Yenny (miércoles, 01 noviembre 2017 01:24)

    Por fiiinn historia, aunque no esperaba más zombies. Me gusta que no sea algo tan trillado y que cuentes la historia desde otra perspectiva, lo malo es que no asustó.
    ¿ por qué Chemo muere en todas las historias de Halloween? Jeje
    En general buena historia me parece entretenida, espero que los chicos no se decepcione por la falta de contenido para adultos.

  • #1

    Tony (martes, 31 octubre 2017 23:46)

    Espero no haber decepcionado esta vez.
    Gracias por seguir fieles a la página y por favor, no olvidéis comentar.

Antonio J. Fernández del Campo

¿Te gusta esta página?

Antonio J. Fernández Del Campo, ingeniero técnico de informática, ha practicado la escritura, como su verdadera vocación, desde los quince años. Su vida profesional nunca ha impedido que en sus ratos libres dejara volar su imaginación escribiendo por diversión sin intención de publicar.
Cuando inauguró su página: <http://tonyjfc.jimdo.com/> en 2008 lo hizo con idea de exponer sus obras al público de forma gratuita y así perfeccionar su técnica como escritor con ayuda de los comentarios de sus seguidores. 
Con el tiempo y los ánimos de sus lectores más fieles se decidió a publicar su primer libro. Cayó enfermo y el nuevo tiempo del que dispuso lo dedicó en cuerpo y alma a perfeccionar una de sus obras de la serie “Relatos olvidados”. A sus cuarenta y cinco años decide hacer realidad su sueño al publicar “El ángel que desafió al Diablo”.
Debido a que fue escrito por diversión, el estilo de escritura directo y sencillo de Antonio pretende conseguir atrapar al lector desde el primer hasta el último párrafo de cada capítulo.

CONTACTO: 

 

Si quieres recibir por email los avisos de las novedades más recientes, inscríbete en el enlace siguiente.

 

Si quieres contactar conmigo por email para que escriba un relato que te ocurrió a ti, escríbeme a esta dirección:

 

tonyjfc@yahoo.es

Contenido protegido por la ley

El disco de 2 Gb más pequeño del mundo
El disco de 2 Gb más pequeño del mundo