La chica de las sombras

12ª parte

            - Hemos llegado - dijo, cuando aparcaron frente a su portal.

            Isabel se despertó y Thai también.

            - ¿Ya estamos en la mansión? - preguntó, desorientada.

            Efrén se la quedó mirando, sorprendido y fastidiado.

            - A casa, ya hemos ido a la mansión.

            - ¿Qué? - Isabel se frotó las sienes y negó con la cabeza -. No puede ser, otra vez no...

            - ¿No recuerdas nada?

            - Lo siento, hice alguna estupidez, ¿verdad?

            Thai volvió a gruñir a Isabel como si no la conociera ni le gustara que la tocara. Isabel la pasó al asiento de atrás, con fastidio.

            - ¿Por qué la has sacado? - le acusó a él -. ¿No ves que me odia?

            Efrén negaba con la cabeza, no podía creer lo que estaba oyendo.

            - Vamos arranca, tengo que ver esa mansión - ordenó ella, enojada.

            - No vamos a volver, casi nos matan - replicó él.

            - ¿Qué ha pasado?

            - Había cientos de sombras, querían sacrificarte en un altar. Logramos escapar de milagro. Mataste a dos de ellas sin pestañear, fue alucinante. Era como si estuvieras acostumbrada a matar sombras.

            - Sí, me lo creo... Mi otro yo sabe muy bien lo que es matar - apuntilló Isabel, con cara de resignación.

            - Volvamos a casa, tenemos unas fotos que debíamos examinar bien a fondo - explicó él.

            Isabel suspiró resignada.

            - No puedo, tengo que ir a esa mansión.

            - Creo que no entiendes lo que te pasa - alegó el chico -. Solo olvidas parte de tu pasado, pero sigues siendo tú misma. Te aseguro que no eras una sombra.

            - Tú no has visto lo que he hecho cuando me pasa eso -respondió Isabel-. No tienes ni idea.

            - Si te digo la verdad, me fío más de la otra que de ti, es más amable - dijo Efrén, con cierto temor.

            Isabel le miró con odio, como si la hubiera insultado de la manera más despiadada.

            - Yo no voy matando a la gente, pero gracias... Supongo que si no te follan no te fías - renegó, enojada.

            - Tranquila, mujer, si para mí apenas hay diferencia... No creo que seas distinta persona, solo...

            - Entiendo, tendré que ir sola - Isabel no se atenía a razones y abrió la puerta del coche.

            - ¡Por el amor de Dios! - gritó Efrén -. ¡Casi te matan! No podemos ir hasta que sepamos a qué mierda nos estamos enfrentando. ¡Confía en mí, maldita sea!

            Aquel arranque de furia la detuvo. Isabel volvió a suspirar y volvió a cerrar la puerta.

            - Enséñame esas fotos - pidió.

            Efrén sacó el móvil del bolsillo y pulsó el botón de fotografías. La primera que mostró fue Isabel, dormida y medio desnuda, durmiendo boca arriba.        

            Isabel abrió los ojos como platos y se sintió sucia y avergonzada al ver eso.

            - ¡Perdona! - el chico cubrió el móvil con la mano, mientras pasaba esas fotos hasta que llegó a la parte de la mansión.

            - ¡Me sacaste fotos desnuda! - afirmó, horrorizada.

            - Emm... Fue... Bueno,... Mira, aquí está la primera - le mostró la primera que sacó en la piscina. Pero Isabel le miraba como si tuviera delante a un criminal -. Entiende que para mí es embarazoso que a veces te comportes como una desconocida y otras veces seas tan simpática... No sé cómo reaccionar ante ti cuando te pones tan a la defensiva. Cuando te hice esas fotos pensé que no te importaría, tú me sedujiste y me sacaste fotos a mí. Me pareciste tan preciosa dormida... solo quise guardar las fotos para recordarte, por si decidías marcharte y no querías volver a verme.

            Isabel se sonrojó, seguía sin aceptar que ese chico tuviera tanta intimidad con ella, cuando ella apenas recordaba nada de lo que habían vivido juntos.

            - No vuelvas a hacerlo. ¡Bórralas ahora mismo!

            - Noo, no me pidas eso. Para mí significan tanto...

            - No quiero que cuando me vaya publiques mis fotos en cualquier Web de pornografía.

            - ¿Pero cómo voy a hacer eso? - se escandalizó él.

            - ¿Y por qué no lo harías? No me fío de ti.

            Efrén tragó saliva y asintió.

            - Está bien, las borraré - aceptó, no sin sentir que estaba borrando parte de su alma.

            Una por una fue mostrándole las fotos y fue pulsando el botón de borrar. En una de ellas, solo sacaba su cara, dormida y se veía realmente guapa.

            - Espera, esa puedes quedártela - le dijo.

            En todas las demás se le veía vello entre las piernas o algún pecho desnudo desde diferentes ángulos. No fue tan clemente con todas esas.

            - Ya está, ¿ahora puedo enseñarte las fotos de la mansión?

            - Sí, por favor - respondió ella, más amable.

            La primera foto mostraba el techo con diferentes símbolos de líneas en círculo, en el centro de la sala. 

            - ¿Qué es eso? ¿A eso llamas tú una pista? - preguntó ella con fastidio.

            - Son runas...

            - ¿Qué mierda me importan los dibujos del techo?, ¿no sacaste fotos a las sombras?

            Efrén apagó el móvil y apretó los labios, visiblemente molesto.

            - ¡Tu me pediste que sacara esas fotos! - exclamó, conteniéndose -. Me pediste un lápiz y un papel y te saqué las fotos para que sacara los dibujos exactos. ¿Ahora no te gustan las fotos? Mira guapa, o empiezas a ser razonable o te quedas sola en esto.

            Isabel miró por la ventana, sonriendo con suficiencia. Puso la mano en la manecilla de apertura de la puerta y la apretó con fuerza, como si estuviera conteniendo las ganas de marcharse. Efrén no se disculpó, estaba harto de que le tratara como basura.

            - Si no eres capaz de controlar tu mala leche, lárgate - pidió él -. No necesito investigar nada, todo esto lo hacía por ti. De hecho debería estar trabajando y cuando mi jefe descubra que no he ganado ni una sola libra en toda la mañana me va a despedir. Así que vete si es lo que quieres.

            - Lo siento, lo siento - admitió ella, finalmente.

            - ¿Vas a dejar de estar tan cabreada? - preguntó, él.

            - Lo intentaré.

            - Genial.

            Volvió a encender el móvil y fue pasando las fotos. Salió una en la que se la veía a ella debajo del agua, luchando por salir a la superficie, justo cuando él se dio cuenta de que no podía salir. Antes de saltar a salvarla.

            - Ahí tienes tu sombra, algo te estaba intentando matar en el agua.

            Isabel no dijo nada.

            - Luego fuimos a la buhardilla. Bueno tú fuiste antes. Cuando conseguí salir de la piscina, por cierto, sin tu ayuda, fuimos arriba y saqué estas otras fotos.

            - Más dibujitos en las columnas - dijo ella, al verlas.

            - Aquí hice la foto para ver si la cámara sacaba a esas sombras, pero no. Fíjate, la luz solo llega a la mitad de la foto, el resto era una especie de ejército de sombras.

            - Increíble - dijo ella, al ver ese detalle.

            - Te cogieron, te subieron a un altar, te quitaron tu machete y trataron de matarte con él. Pero me lié a tortas con todos y logramos salir de allí.

            - ¿Qué machete? - preguntó.

            - Ese que llevas en el cinturón - señaló Efrén.

            Cuando Isabel se lo vio se asustó.

            - Esto no es mío - dijo, pálida.

            - Pues yo creo que sí. Lo sacaste ayer de la maleta antes de ir a la mansión y eras tú, no la otra.

            - Imposible.

            - Creo que tu mente está dañada y en las cosas más triviales bloqueas los sucesos más fuertes, pero, sinceramente, no creo que seas dos personas. En cuanto hay algo digno de recordar por que es emocionante, excitante o donde lo pasas mal, vuelves a ser tú... la otra, quiero decir.

            - Y siendo la otra, ¿recuerdo lo que hago ahora?

            - No lo sé.

            - ¿Me lo preguntarás?

            - Claro... si me doy cuenta de cuándo eres "la otra", claro.

            - A lo mejor estoy buscando la solución a mi problema donde no está - dijo ella, triste -. Pensé que la casa sería la respuesta, pero si no hay sombras dentro de mí... es porque soy una asesina y parte de mi mente no logra aceptarlo.

            - Déjame preguntarte qué ha pasado cuando lo recuerdes, ¿Quieres? No pienses cosas raras, no creo que seas una asesina.

            Isabel asintió.

            - Gracias - le dijo, poniendo la mano sobre el antebrazo del chico -. No habría podido llegar tan lejos sin ti.

            - No sé si debería decírtelo así, pero lo hago porque, desde mi punto de vista, eres mi chica. Eres mi novia, así que es lo menos que podía hacer por ti.

            - Siento que solo vea un extraño en ti - replicó ella-, ojala pudiera recordar todo.

            - Confío en que lo conseguirás. Pero no te preocupes, en cuanto resolvamos el misterio estoy seguro de que ese muro mental desaparecerá del todo.

            - Eso espero yo también.

            - Vamos a casa, investigaremos esos símbolos en Internet.

            - ¿No tienes que trabajar? - inquirió ella, tímidamente.

            - Al diablo el trabajo - replicó él, sonriente -. Mi novia me necesita.

 

Animal es el que abandona a su mascota.

Si es la primera vez que entras a la página, te recomiendo que entres al Indice.

¿Te gusta esta página?

 Ilustración por Wendy Naomi Arias Audiffred

El asesino que escribía cartas de amor

 

Libro primero de la recopilación de relatos más relevantes de la página.

Disponible a la venta. 

 

Haz click para ver detalles.

  

Ilustración por Antonio J. Fernández Del Campo.

 

Próximamente:  Segundo volumen recopilatorio.

 

Fausta

 

Ya disponible en papel

 

CONTACTO: 

 

Si quieres recibir por email los avisos de las novedades más recientes, inscríbete en el enlace siguiente.

 

Si quieres contactar conmigo directamente por email, escríbeme a esta dirección:

 

tonyjfc@yahoo.es

Chat

Contenido protegido por la ley

El disco de 2 Gb más pequeño del mundo
El disco de 2 Gb más pequeño del mundo