La profecía del fantasma

3ª parte

            - ¿Y si buscamos ayuda? Quiero decir, llamar a algún médium que pueda comunicarse con los muertos -propuso Joel.

            - No hablas en serio...

            - Claro que sí. Necesito saber si puedo hacer algo para evitar mi muerte.

            Diana negó con la cabeza pero finalmente aceptó su propuesta.

            Buscaron médiums por Internet, le preguntaron a una amiga de Diana que visitó a una bruja por un mal de ojo y ésta les recomendó una muy famosa que atendía en un viejo despacho de Madrid. Les dio su teléfono y cuando llamaron una voz sugerente y madura les respondió.

            - Soy Fausta, gitana de nacimiento y vidente por destino divino. Gracias por confiar en mis servicios, soy absolutamente profesional. Déjame tu teléfono cuando oigas la señal.

            Le dieron el número del móvil de Joel y dijeron brevemente que necesitaban hacerle una consulta importante.

            - Estamos haciendo el tonto, yo no creo en brujas, son todas unas timadoras y embaucadoras.

            - No perdemos nada intentándolo. Es insoportable no saber nada sobre lo que va a pasar, no quiero morir.

            Mientras estaba hablando sonó la melodía de llamada de su celular. Joel lo miró esperanzado y pulsó el botón de descolgar.

            - Soy Fausta, quiromántica y adivinadora. ¿Quién necesita mis servicios?

            - Yo -respondió el chico-. Verá he tenido una visión, he visto a mi tío difunto...

            - Oh, no le llamo para que me cuente su problema. Quería asignarle una cita, ¿le viene bien mañana a las cuatro?

            - Bueno,... ¿Cuánto costará?

            - Antes pedía la voluntad, pero con la crisis estoy obligada a cobrar cincuenta euros por sesión. Le advierto que soy tan efectiva que la gente se marcha muy agradecida.

            - ¿No puede ser más pronto?

            - ¿Cuándo?

            - Para hoy -se apresuró a decir mirando el reloj. Eran las siete de la tarde.

            - Como no quiera venir en media hora, a las ocho me voy a mi casa.

            - Dígame su dirección.

           

 

            No estaban muy lejos, fueron en taxi a donde le indicó la gitana y estuvieron allí puntuales.

            Subieron las escaleras apresuradamente y con el sofoco del verano y sudando por toda la frente, llamaron a la puerta. En escasos segundos la bruja abrió y apareció una mujer vestida de flamenca. Tenía los ojos muy profundos y bonitos aunque superaba los cincuenta años. Su atractivo era por su bonito talle y su mirada adornada con sus pupilas esmeraldas.

            - Bienvenidos, pasar por favor.

            - Gracias por atendernos tan rápido.

            - ¿A qué se debe la urgencia?

            - Hemos visto un fantasma que nos ha dicho que le queda una semana de vida -explicó Diana, impaciente.

            La gitana les condujo a una sala oscura y les hizo sentar frente a una mesa camilla que tenía en el centro. Alrededor había velas encendidas y su humo dejaba un aroma agradable, casi mágico, en la estancia.

            - Normalmente soy yo la que ve los fantasmas, pero supongo que si habéis venido es para volver a llamar al que ha profetizado esa fatalidad.

            - ¿Puede hacerlo?

            - ¿Sabéis quién era? -preguntó ella.

            - Sí, mi tío Basilio Beltran. Murió hace una semana -explicó Joel.

            - Mira guapo, no conozco muchos casos como el tuyo, pero te puedo asegurar que si tu tío se ha tomado la molestia de venir del más allá para avisarte de tu muerte... -chasqueó la lengua-, los muertos no suelen equivocarse.

            - Quiero saber si es posible evitarlo y qué tendría que hacer.

            - En ese caso vamos a tener que invocarlo. Pero os lo advierto, no puedo llamar a todos los espíritus. Solo unos pocos se quedan entre este mundo y el otro y si tenemos suerte tu tío seguirá en esa región de nadie. Si ha ido al cielo no creo que acuda y si se encuentra en el infierno se me pedirá algo a cambio de entrar en contacto con él. ¿Estáis seguros de querer seguir adelante?

            Joel miró a Diana, que le devolvió la mirada sin saber qué decir.

            - Hágalo, seguramente no está en ninguno de los dos sitios -indicó Joel.

            - Como desees -susurró la bruja.

            Se agarraron de las manos y Fausta comenzó a concentrarse en la entidad espiritual del tío del muchacho. Después de unos segundos empezó a hablar.

            - Espíritus de las sombras, estamos reunidos en torno a esta mesa para encontrarnos con el tío de Joel, Basilio Beltrán -pronunció con voz profunda y sugestiva-. Si estás ahí, haz una señal, indícanos de algún modo que nos escuchas.

            Guardaron silencio y en esos segundos fueron conscientes de cosas que antes no percibían. Se escuchaba el suave zumbido del ventilador instalado en el techo, una mosca merodeaba a su alrededor, las palomas de la calle no cesaban en su arrullo vespertino y las sillas crujían debido a los leve movimientos de impaciencia de la pierna derecha de Joel. A parte de eso, nada más perturbó su espera.

            - Te oigo Basilio -susurró la bruja elevando el rostro hacia el techo, con los ojos cerrados, como si escuchara algo desde arriba con claridad.

            - ¿Le oye? -preguntó Diana, incrédula.

            - Sí, tú sobrino quiere hablar con vosotros -la ignoró Fausta.

            La pareja se la quedaron mirando intrigada. ¿Realmente estaba hablando con él?

            - Por supuesto, le daré tu mensaje -respondió a alguna petición que ambos no escucharon-. Sobrino os quedan cinco días para el accidente. Debéis hacer las paces con Dios o las tinieblas del infierno devorarán vuestras almas.

            - ¿Qué? -preguntó Joel, asustado-. ¿Qué va a pasar? ¿Podemos evitarlo?

            La bruja siguió escuchando la voz del más allá y luego volvió a hablar.

            - No se puede cambiar ni el día ni la hora de nuestra muerte predestinada -respondió Fausta. No supieron si lo decía ella o Basilio.

            - ¿Qué accidente? -insistió Diana.

            - No debéis intentar evitar la tragedia. Está en juego vuestra condenación eterna.

 

Resultado encuesta
Resultado encuesta
Comentarios: 6
  • #6

    naruto7 (sábado, 25 agosto 2012 07:27)

    que mala suerte ya no alcanse a poner mi continuacion
    pero ya que para el proxima parte sera

  • #5

    lulu69 (jueves, 23 agosto 2012 11:21)

    Joel y Diana no creen en la vidente y deciden preguntar a la familia del tio acerca de las circunstancias de su muerte para ver si les puede aclarar algo

  • #4

    Antonio J. Fernández Del Campo (jueves, 23 agosto 2012 10:24)

    Gracias a los dos, ya tenemos tres opciones. ¿Alguien más?
    Esperaré hasta mañana viernes para poner la encuesta.

  • #3

    Jaime (miércoles, 22 agosto 2012 22:30)

    La sesión espiritista aún no ha acabado, así que veo dos posibles vertientes:
    Joel y Diana podrían obtener más detalles de la bruja sobre su muerte supuestamente predestinada. Por ejemplo, ¿por qué van a morir condenados? ¿Acaso Joel hizo algo terrible a su hermano por lo cual deba sufrir después de la muerte? Así los lectores podemos tener un criterio más amplio sobre cómo proseguir el relato.
    En caso de que la sesión terminase en este punto de la historia, Joel y Diana deben hurgar en su pasado para determinar el porqué de su desgracia, y cómo se relaciona el tío Basilio con este dilema.

  • #2

    Lyubasha (miércoles, 22 agosto 2012 15:56)

    Bueno, dejo aquí mi continuación:
    Diana piensa que la medium es una farsante, pero Joel está convencido de que dice la verdad. Cuando regresan a casa se encuentran con la tía de Joel, que tiene algo muy importante que contarles acerca de la afición de su tío por lo paranormal.

  • #1

    Antonio J. Fernández Del Campo (miércoles, 22 agosto 2012 12:40)

    Ya sabéis lo que toca. Esta no es mi historia, es la vuestra, así que proponer continuaciones aquí o por email para luego proceder a las votaciones.
    A ver si esta vez os animáis más, aunque la última vez fuistes unos cuantos.

De nuevo pido disculpas por el error. Cuando comencé a escribir la continuación iba ganando "Deciden buscar ayuda de algún tipo de médium" y al final no fue el resultado ganador.

 

La próxima vez me limitaré a mirar los resultados cuando se cierren las votaciones para que no pasen estas cosas.

 

Animal es el que abandona a su mascota.

Si es la primera vez que entras a la página, te recomiendo que entres al Indice.

¿Te gusta esta página?

 Ilustración por Wendy Naomi Arias Audiffred

El asesino que escribía cartas de amor

 

Libro primero de la recopilación de relatos más relevantes de la página.

Disponible a la venta. 

 

Haz click para ver detalles.

  

Ilustración por Antonio J. Fernández Del Campo.

 

Próximamente:  Segundo volumen recopilatorio.

 

Fausta

 

Ya disponible en papel

 

CONTACTO: 

 

Si quieres recibir por email los avisos de las novedades más recientes, inscríbete en el enlace siguiente.

 

Si quieres contactar conmigo directamente por email, escríbeme a esta dirección:

 

tonyjfc@yahoo.es

Chat

Contenido protegido por la ley

El disco de 2 Gb más pequeño del mundo
El disco de 2 Gb más pequeño del mundo