La profecía del fantasma

5ª parte

            Josefina vivía en una casa del centro de Madrid y tenía un apartamento con un largo pasillo desde el que se podía acceder a todas las estancias de la casa. Era un un pasillo oscuro y algunas habitaciones apenas tenían luz natural, excepto el salón, donde se abría a la calle un gran ventanal de cristal por el cual entraba luz a través de unas viejas y cuidadas cortinas. Su tía les invitó a tomar asiento en el sofá y les ofreció una cerveza, una taza de café o lo que quisieran. No quisieron nada por ir directos al grano.

            — Siento lo del tío —dijo Joel con tristeza.

            — Es ley de vida, supongo —reconoció Josefina mirando al suelo.

            Durante unos segundos todos, excepto Diana, recordaron a Basilio. Joel solo le había visto cuando era niño ya que al independizarse de sus padres perdió contacto con ellos excepto en las bodas, y antes de la de su hermano la anterior fue dos años atrás. Recordaba a su tío como una persona a la que no le gustaba llamar la atención, delgado y nunca habló con él directamente. Siempre lo hacía con sus padres. Fue extraño que se le apareciera para decirle algo tan desagradable, no tenían confianza entre ellos.

            — Tenemos una cosa que contarte —se animó a empezar—. Verás, en la boda de mi hermano vimos a Basilio. Bueno él nos vino al encuentro, pensábamos que estaba vivo y le invitamos a cenar a un restaurante porque pensamos que también se olvidaron de invitarlo.

            — Sí nos invitaron, pero dije que no iba por...

            — Lo entiendo, tía —la cortó porque se le quebraba la voz—. A lo que iba, nos dijo que nos íbamos a morir en una semana y luego desapareció.

            Josefina no parecía sorprendida en absoluto.

            — ¿No le parece asombroso? Significa que está vivo en alguna parte. Seguro que está en el cielo —trató de animar Diana.

            — No hija, no significa nada de eso. Basilio tenía un don extraño, algo con lo que nació. Los médicos lo llamaban narcolepsia porque de repente estabas hablando con él y se quedaba profundamente dormido.

            — ¿En serio?

            — Sí, pero no dormía realmente. De alguna manera viajaba en el tiempo, veía el pasado, el futuro, algo que él no podía controlar. Anotaba todas sus experiencias en un diario, por eso lo sé. Mientras vivía yo pensaba que simplemente se dormía pero recogiendo sus cosas encontré este cuaderno.

            Metió la mano en el bolsillo de su bata y extrajo una agenda del tamaño de una billetera. En la cubierta ponía "1975", lo que les daba una idea de que toda la vida de Basilio había tenido esas experiencias. Josefina lo abrió por la primera página y se lo mostró.

           

 

        Miércoles, 15 de Junio de 1976

 

         Ya me ha pasado más veces y no quiero olvidar lo que veo. Desde que tengo uso de razón me dan ataques. Al principio pensaba que eran viajes sin sentido a un futuro o pasado que no tenía nada que ver conmigo, pero me he dado cuenta de que siempre es para reunirme con alguien con quien voy a tener contacto en el futuro o bien que tiene que ver con mi pasado. La primera vez viajé al pueblo donde nació mi padre. Vi a mi abuela joven, hermosa aunque no sabía que fuera ella, claro. Fue cuando me preguntó mi nombre y me dijo que su apellido era igual que el mío. Por supuesto, pensé que era casualidad, no le di más importancia, pero luego me enteré del nombre del pueblo y el año y al ver donde vivía supe que era ella. Mi padre ni siquiera existía y mi abuelo aún no la había pedido en matrimonio. Entonces tenía quince años y mi primer viaje fue a 1920.

         Cuando desperté una persona me besaba en la boca pensando que me había tragado algo. Fuimos al médico y no sabían lo que tenía. Pero bueno, eso fue hace tiempo. Ahora sé lo que es, supuestamente una enfermedad. Como no quería que me tomaran por loco no le he contado nada a nadie. Lo malo es que me estoy olvidando de las cosas, ya hace más de diez años que me ocurre y mi memoria es muy mala. A partir de ahora anotaré nombres, lo que sucede, la fecha y espero que algún día sea de utilidad.

         Hoy me pasó de nuevo. Esta vez aparecí en el año 1980 y pude ver a mis sobrinas Marta y Nuria. Qué grandes las encontré, no les dije quién era para que no se asustaran. Jugaban en el parque de al lado de su casa, con su madre a la que he visto una sola vez. Me limité a observarlas por si les ocurría algo malo y no pasó nada. Solo conocieron a un chico rubio un poco más mayor que ellas y pensé que sería importante ese hecho, por eso lo anoto. Quizás en el futuro vea a una casada con él...

         En fin esta agenda será mi secreto mejor guardado. Espero que cuando me muera le sirva a mi familia para algo útil. Quizás les interese lo que estoy apuntando, podría ser el futuro de alguien aunque ignoro si algo de lo que he visto puede llegar a evitarse o no... No tengo ni idea.

         Lo bueno es que viajo con mi viejo reloj de pulsera. Me basta mirarlo para saber la fecha y hora exactas donde me encuentro, eso será lo que anotaré en el diario.

 

 

 

            — Vaya, pues sí qué explica todo —comentó Joel, mirando a su tía y a Diana.

            — Vamos, busca el día que te vio morir o una fecha de agosto de 2012 —se impacientó la chica—. Seguro que cuenta cómo ocurrió y debe ser entre el 15 y el 20.

            Hojearon el diario lentamente buscando y más o menos por la mitad encontraron una coincidencia.

           

         18 de agosto de 2012, 23:55 h

 

         Hoy he estado en el hospital porque alguien había muerto, creo que mis sobrinos Joel y Diana. Sus padres estaban solos allí y estaban llorando con amargura. Me ha llamado la atención que no ha aparecido su hermano Eduardo y mi hermana no hace más que preguntarse qué ha hecho tan mal para que sus hijos se odiaran tanto y entre llantos entendí que Joel y Diana habían muerto. Me parte el alma que estén solos ella y su marido en un momento tan duro. Me parece muy triste que la familia pueda llegar a estar así de rota como para que a un hermano le importe tan poco la vida del otro... Joel no había cumplido aún los treinta años. Ojala pudiera evitar la tragedia.

         No podía acercarme mucho a mi hermana ya que a partir del día 4 de agosto del 2012 es cuando yo muero de un infarto, si me hubieran visto no sé cómo reaccionarían, de modo que pregunté a los médicos y éstos me dijeron que un camión se llevó por delante su coche sin que éstos pudieran verlo ni evitarlo. El accidente se produjo esta mañana, no sé ni a dónde iban ni en qué lugar estaban. Quizás debería ir a ver a Joel, pero no me creería.

 

Comentarios: 6
  • #6

    Antonio J. Fernández Del Campo (jueves, 27 septiembre 2012 13:55)

    Gracias Carla, he corregido la fuente para que se lea mejor. ^^

  • #5

    carla (viernes, 21 septiembre 2012 04:22)

    TT.TT no pude votar por la continuacion pero la historia va muy interesante :D espero leer la continuacion pronto ;)

  • #4

    Jaime (miércoles, 12 septiembre 2012 19:29)

    La historia va muy bien. Yo opino que Joel y Diana deben seguir leyendo el diario para ver si Basilio les dejó una pista sobre cómo evitar el accidente. Si no hay más remedio, lo mejor es que decidan quedarse en casa el día 18 con el diario para saber cómo cambia su futuro.

  • #3

    Bellabel (miércoles, 12 septiembre 2012 16:45)

    Y si Basilio, hace una aparición o en una visión se muestra a Eduardo y este luego de una batalla interior busca a su hermano, se reconciliación y les ayuda a Diana y Joel a encontrar la solución.

  • #2

    Lyubasha (miércoles, 12 septiembre 2012 15:16)

    Vaya interesante que está quedando la historia. Se me ocurren dos posibles continuaciones:
    1. Joel y Diana deciden que lo mejor para impedir que se cumpla su destino es evitar salir de casa el 18 de agosto.
    2. Joel piensa que es imposible cambiar el destino y trata de reconciliarse con su hermano antes de morir.

  • #1

    Antonio J. Fernández Del Campo (miércoles, 12 septiembre 2012 12:37)

    Parece que la historia está cerrando el círculo pero sois vosotros los que tenéis que terminar de cerrarlo, o hacer un lazo inesperado.

    Os animo a que enviéis vuestras ideas sobre cómo tiene que continuar.

    Esta es vuestra historia.

    (Y está quedando muy bien)

Animal es el que abandona a su mascota.

Si es la primera vez que entras a la página, te recomiendo que entres al Indice.

¿Te gusta esta página?

 Ilustración por Wendy Naomi Arias Audiffred

El asesino que escribía cartas de amor

 

Libro primero de la recopilación de relatos más relevantes de la página.

Disponible a la venta. 

 

Haz click para ver detalles.

  

Ilustración por Antonio J. Fernández Del Campo.

 

Próximamente:  Segundo volumen recopilatorio.

 

Fausta

 

Ya disponible en papel

 

CONTACTO: 

 

Si quieres recibir por email los avisos de las novedades más recientes, inscríbete en el enlace siguiente.

 

Si quieres contactar conmigo directamente por email, escríbeme a esta dirección:

 

tonyjfc@yahoo.es

Chat

Contenido protegido por la ley

El disco de 2 Gb más pequeño del mundo
El disco de 2 Gb más pequeño del mundo