Las cabezas de la medusa

 

 

 

 

 

Era una chica que vivía sola en la casa de sus abuelos porque se quedó sin trabajo y no tenía dónde más vivir. Un verano su tía y sus primos fueron a pasar quince días con ella y el día que tuvieron que marcharse, desaparecieron misteriosamente. Justo una semana después, con toda la familia preocupándose de dónde fueron los desparecidos, fueron Alfredo, su hermana y sus padres.

            Cuando llegaron y Beatriz les recibió, Alfredo se fijó en que su prima estaba un poco rara. A veces, anotaba cosas en un cuaderno de notas que no dejaba ver a nadie. Un día se acercó, pues era el que mejor se llevaba con ella, y le preguntó si sabía algo de los desaparecidos.

            Ella le dijo que se habían portado mal. Por su tono de voz Alfredo temió que les hubiera hecho algo. Le dijo, horrorizado, si pensaba también que ellos se portaban mal y ella no contestó.

            Creyendo que ella se estaba abriendo a él, le dijo que no podía hacerles nada, que ellos eran de la familia, sin embargo ella siguió obsesionada con anotar cosas en su libreta azul. Cuando su madre criticaba a alguien, ella anotaba. Cuando su padre pegaba un grito, anotaba, y cuando él discutía con alguien o decía algún taco, volvía a anotar.

            Una noche Beatriz estaba muy rara. Se tenían que ir al día siguiente. Alfredo no durmió, estaba inquieto, y la estuvo vigilando desde las sombras de su cuarto. Esperó toda la noche por si veía que ella salía y finalmente salió. Fue directa a la habitación de sus padres, semidesnuda, caminando como si estuviera sonámbula. Cuando abrió la puerta y encendió la luz Alfredo esperaba que ellos se asustaran y le preguntaran qué hacía. Fue de puntillas, sin hacer ruido, y entró tras ella.

            Sus padres la miraban petrificados por la mirada de su sobrina. Ella portaba en la mano un cuchillo de cocina. Sin pensarlo dos veces Alfredo se abalanzó sobre ella y le quitó el cuchillo. En el envite, vio que algo sobresalía de su pecho pero se le metió dentro del cuerpo antes que pudiera fijarse qué era. Sus padres volvieron a dormirse como si no hubieran visto nada. Su prima se asustó tanto, al intervenir él, que se desmayó en sus brazos y tuvo que llevarla a su cama.

            Cuando la tapó con las sábanas, estaba tan preocupado que buscó la libreta azul en su habitación. Quería saber qué anotaba. Después de revolver en los cajones, en la cómoda, en el armario, incluso bajo su almohada, la encontró debajo de su cama. La abrió y vio los nombres de los desaparecidos con cinco cruces cada uno. Además estaban sus nombres y solo sus padres tenían las cinco cruces, su hermana tenía cuatro y él dos. En la parte de atrás del diario había una llave pegada con cinta adhesiva. La cogió y la metió en su bolsillo.

            Intentó recordar qué era lo había visto salir de su pecho y le pareció que eran como serpientes. Además había paralizado a sus padres con solo mirarlos, igual que la antigua medusa, de la mitología griega. Recordó que, al igual que éstas, Beatriz petrificaban con la mirada. La forma de acabar con ellas era cortándoles la cabeza con ayuda de un espejo pero no podía cortarle la cabeza a su prima.

            Entonces recordó la llave y pensó que podía ser de la bodega de la casa, por su aspecto antiguo. Bajó corriendo los escalones y metió la llave en la cerradura con ansiedad. Sonrió al comprobar que ésta giraba y empujó la puerta. Todo estaba oscuro y tuvo que encender la luz, aunque el olor allí dentro era nauseabundo. Cuando logró encontrar el interruptor bajó y se encontró cuerpos mutilados metidos en sacos.

            Aterrado y vomitando de asco, volvió a subir a la habitación de Beatriz y vio que no estaba allí, corrió por el pasillo y la encontró en la habitación de sus padres con el cuchillo en alto y ellos petrificados o hipnotizados. Ella tenía el torso desnudo y vio que le sobresalían cinco culebras del pecho. Saltó sobre ella, le quitó el cuchillo de las manos antes de que pudiera matar a ninguno y con él le cortó tres de las cinco cabezas. Las otras dos volvieron a meterse bajo su piel antes de que pudiera cogerlas. Lo peor de todo fue que todos volvieron a quedar dormidos y seguía siendo el único que sabía lo que había pasado. Las cabezas cortadas no estaban por ninguna parte, se habían esfumado en la nada.

            Se preguntó qué clase de parásito dominaba a su prima y pensó en preguntarle, cuando despertara si podía darle alguna pista de lo que le estaba pasando. Esa criatura que salía de su cuerpo tomaba control de ella mientras dormía.

            Al ver a su prima desmayada, decidió llevarla a su cama y se escondió allí, tras las cortinas de la ventana, esperando que volviera a levantarse. Aferró con fuerza el grueso cuchillo de cocina y no se movió.

            Debía tener una especie de maldición griega y necesitaba cortar las dos cabezas que le quedaban dentro, era lo único que se le ocurría. Eran las cuatro de la mañana y ella no se movió de su cama. Estuvo tanto tiempo escondido tras las cortinas que se reclinó sobre la pared y terminó quedándose dormido.

            Se despertó al escuchar un golpe seco. Abrió los ojos y ella no estaba en su cama. Corrió cuanto pudo y llegó a donde sus padres. Ella sostenía en una mano la cabeza de su padre y tenía un cuchillo en la otra mano, que estaba ensangrentado. Dejó caer la cabeza e iba  matar a su madre cuando él llegó a tiempo y le arrancó el cuchillo de las manos. En ese acto de furia le cortó una de las cabezas de serpiente y ésta al caer al suelo se convirtió en agua hirviente y desapareció.

            Cuando iba a cortar la última ella le miró a los ojos y se quedó petrificado. Tenía una mirada luminosa que le bloqueaba todos los pensamientos. Beatriz parecía estar dudando, aunque la cabeza de serpiente que salía de su pecho parecía estar diciéndole lo que debía hacer. Le hizo un corte largo desde el cuello hasta el ombligo y él empezó a sentir que sangraba abundantemente. Le hizo otro corte al otro lado y ni siquiera pudo gritar por el dolor. Entonces su madre, libre de su mirada hipnotizante, se abalanzó sobre ella y la hizo caer de espaldas. Liberado de su maligna parálisis, Alfredo se incorporó con dificultad, debido a los profundos cortes de su pecho y empuñó su cuchillo. Su madre estaba en apuros pues al dejar de mirarle a él, la aprisionó a ella con su mirada. Antes de que Beatriz pudiera atravesarla, Alfredo le arrebató el cuchillo y agarró la cabeza de la culebra para evitar que se escondiera. Con la otra mano la cortó de un solo tajo y Alfonso perdió el sentido.

 

            Despertó en su cama, cubierto de algo líquido y caliente que pensó que era  su propia sangre pero solo era sudor. Se levantó, angustiado, y fue a ver a sus padres. Seguían en la cama. Su prima también. Les despertó a todos y le dijeron, comprensivos, que solo fue una pesadilla.

 

            Cuando se estaban despidiendo de ella él vio que en la basura había una libretita, la que había visto bajo su cama. El cuaderno donde ella anotaba sus cruces. Le preguntó a su prima qué era aquello y ella le respondió que no sabía, que lo había encontrado, había leído una bonita poesía que hablaba de mitología griega pero como estaba todo escrito, y no le gustaba ese tipo de poesías, la había tirado. Alfonso la recogió y leyó en la primera línea: "Invocación de la Górgona".

            Asqueado la rompió en mil pedazos y la metió en el cubo de la basura, pisándola bien fuerte.

            Unos días después, la familia desaparecida contactó con ellos y les dijeron que se habían ido a la playa, se disculparon por no haber dicho nada a nadie y todos quedaron más tranquilos.

            Todos menos Alfonso, que lo recordaba todo.

            ¿Habría sido una mera pesadilla?

 

Escribir comentario

Comentarios: 9
  • #1

    tonyjfc (sábado, 19 febrero 2011 11:15)

    No olvides comentar qué te pareció la historia.

  • #2

    yenny (sábado, 19 febrero 2011 17:01)

    No la entendi bien no esta muy detallado y se desenlaza muy rapido.
    La redacción no es buena, por momentos parece que te trabaras no es muy fluido.

  • #3

    tonyjfc (sábado, 19 febrero 2011 19:13)

    Pretendía escribir como una anécdota o algo que cuenta una persona a otra. La estoy repasando y veo que tienes razón, la escribí demasiado rápido y no me paré a describir los detalles, voy a corregirla y subirla de nuevo.

    Gracias por la crítica Yenny :-D

  • #4

    yenny (domingo, 20 febrero 2011 02:51)

    Bueno eso si parece la tipica historia que le paso al amigo de un amigo, lo malo de ese tipo de historia es que no te involucras con ella no quiero decir que sean malas pero me parecen mejor las historias en la que te identificas con el protagonista y la vives y esa habilidad la tienes he leido todas tus historias y personalmente las vivo, aunque a veces me asusto y despues estoy un poco paranoica.
    No soy una experta en la materia y no puedo criticar pero me encanta la lectura especialmente el terror y suspenso y soy una fan tuya por la creatividad y talento que tienes, asi que esperare las proximas historias espero que no tarden porque estoy ansiosa por saber que pasa con Antonio aunque creo que voy a tener que esperar.
    Cuidate.

  • #5

    tonyjfc (domingo, 20 febrero 2011 11:49)

    Ya está revisada y seguro que se puede mejorar más, pero creo que para lo que es (una historia corta para leer en un rato), ya está mucho mejor.

    Gracias, Yenny, porque esto demuestra que no dices que mis historias son buenas por quedar bien, sino que cuando no lo son, me lo dices sin ningún tapujo.

  • #6

    yenny (domingo, 20 febrero 2011 17:11)

    Ahora se puede entender mejor, como dices si se puede mejorar más talvez un dia lo hagas cuando estes desocupado.
    Creo que las críticas son buenas mientras sean constructivas porque nos ayudan a mejorar, asi que cuando tenga que elogiarte lo hare y cuando no me guste algo lo dire para que se pueda mejorar.

  • #7

    carla (miércoles, 06 julio 2011 01:38)

    No creo que haya sido de tus mejores historias pero tampoco que estuvo mal. Yo diria que es un punto medio. Regular!

  • #8

    Maty (jueves, 31 mayo 2012 12:35)

    nice post

  • #9

    nose (jueves, 16 enero 2014 21:56)

    No me gusto

Animal es el que abandona a su mascota.

Si es la primera vez que entras a la página, te recomiendo que entres al Indice.

¿Te gusta esta página?

 Ilustración por Wendy Naomi Arias Audiffred

El asesino que escribía cartas de amor

 

Libro primero de la recopilación de relatos más relevantes de la página.

Disponible a la venta. 

 

Haz click para ver detalles.

  

Ilustración por Antonio J. Fernández Del Campo.

 

Próximamente:  Segundo volumen recopilatorio.

 

Fausta

 

Ya disponible en papel

 

CONTACTO: 

 

Si quieres recibir por email los avisos de las novedades más recientes, inscríbete en el enlace siguiente.

 

Si quieres contactar conmigo directamente por email, escríbeme a esta dirección:

 

tonyjfc@yahoo.es

Chat

Contenido protegido por la ley

El disco de 2 Gb más pequeño del mundo
El disco de 2 Gb más pequeño del mundo