Los grises

26ª parte

 

            Regresaron a casa con el silencio obligado e incómodo de los efectos de la antimateria. Antonio sugirió que no activaran ese campo de energía tan peligroso por miedo de que afectara fatalmente a Charly pero Abby le explicó que no existía un conducto de salida por el que pudiera salir la nave de la base salvo atravesando las simas montañosas. Debían desmaterializarse, atravesar la montaña y una vez activado daba igual el tiempo que estuvieran dentro pues para ellos dejaban de moverse los relojes.

 

            Una vez en tierra y libres de la antimateria, Ángela les contó su plan para destruir al mayor enemigo de la humanidad. John y Abby no compartían esa definición pero estaban con ellos porque no querían que los grises tuvieran a su servicio a su comandante general, que podía ser un peligroso enemigo en caso de cooperar mutuamente. También les interesaba Fausta, la adivina que anticipaba todos los pasos que daban y por tanto les hacía predecibles.

            Pero ¿cómo iban a infiltrarse en un lugar lleno de hostiles que además sabían todo lo que iba a pasar?

            —Fausta no conoce los futuros alternativos —indicó Ángela—. Emmerich sí, por eso lo conseguiremos. Necesito que todos entendáis una cosa, si alguno de vosotros muere, matarla. Disparar a Lara sin pensarlo, lo haréis y nunca ocurrirá, ni siquiera sabréis que lo habéis hecho. Como no tengáis esa determinación,  moriréis. Todos menos ella. ¿Lo habéis entendido? Ahora lo difícil será convencerla de que vaya y que no sepa que tenéis esa consigna... Aunque lo terminará sabiendo... Será la única. Los que duden que lo digan ahora porque es mejor que no vengan.

            —No lo entiendo —protestó John—. ¿Qué ocurre si la mato?

            —Lara Emmerich no puede morir. Si la matas provocas una paradoja temporal que deshace los últimos acontecimientos antes de su muerte por lo que en cuanto uno de vosotros muera debéis dispararla.

            — ¿Cómo es posible? —Protestó Abby—. Hemos visto muchas cosas extrañas pero eso me cuesta creerlo.

            —Es complicado de explicar. Me costó entenderlo en su momento pero cuando la ves tomar el mando y decirte exactamente lo que debes hacer y ves lo que hubiera pasado si no la haces caso... Es alucinante. Te tienta desobedecer pero consigue que te fíes ciegamente en ella. Por eso os lo digo, no quiero a nadie en el equipo que dude. Podría suponer el desastre de la misión. No puede haber fisuras.

            —¿Y si considera necesario matarnos a todos para sobrevivir ella? —Replicó Antonio.

           Emm —Ángela dudó—. Tienes razón... No lo había pensado.

            —A no ser que se le cuente el plan y acepte las consecuencias —intervino Brigitte.

            —Dudo que quiera venir de cualquier manera pero si se lo decimos menos —protestó su marido.

            —Puedo convencerla —planteó Ángela—. Alastor es uno de los mayores asesinos de todos los tiempos y ya se ha enfrentado a él una vez. Estoy segura de que no querrá perder la ocasión de acabar con él de una vez y para siempre.

 

            Lara estudiaba un caso difícil en el escritorio de su despacho cuando su móvil resonó con la música de "Los intocables de Eliot Ness".

            Odiaba que la interrumpieran, pero podía ser el comisario Pablo Jurado. Soltó un suspiro de fastidio y lo cogió con energía.

            —Inspectora Emmerich, dígame.

            —¿Cómo? Creí que te ascendieron a comisaria.

            —Renuncié al cargo hace una semana porque no soportaba el trabajo de oficina y Pablo tiene mucha más experiencia que yo. Si desea hablar con él su teléfono es...

            —Paso fuera unos días y ya te has olvidado de mí, qué decepción.

            Lara se quedó callada tratando de identificar la voz. Era muy parecida a la de ... Pero estaba muerta, no podía ser.

            —¿Quién es? —Repitió.

            —Soy Ángela, coño. Necesito hablar contigo, es un tema importante y quiero verte.

            —Imposible, esa persona está muerta.

            —¿Decepcionada? —Preguntó la misteriosa voz.

            —¿En serio eres tú? Demuéstralo.

            —Vaya, no me esperaba esto...  Mejor pregúntame algo.

            —¿Cómo puedes seguir viva?

            —Chica, nunca me he muerto qué quieres que te diga. Si lo dices por que desaparecí con Alastor en medio del Atlántico sin dejar rastro...

            —Mierda, ¿también ha vuelto ese monstruo?

            —De eso quería hablar. ¿Dónde quedamos?

            —En tu casa. En media hora.

 

 

            —Ha ido mejor de lo que esperaba opinó Ángela—. Debería ir sola, Abby ¿Me llevas a casa? No puedo conducir y en coche no llegaría a tiempo.

            —¿Por qué sola? —Preguntó Antonio.

            —No le caes bien. Y no puedo reprochárselo, te considera un asesino —respondió.

            —Entiendo. Supongo que tú tampoco eres santo de su devoción.

            —Hemos tenido nuestros momentos. Aunque nos queremos matar, nos granjeamos el respeto mutuo. Tú no te has ganado nada.

            —Amor, ¿es que no le caes bien a nadie? —Se burló Brigitte riéndose de su propia broma con una carcajada. Sólo John compartió sus chanzas.

            Antonio se la quedó mirando y dijo:

            —Nunca entenderé tu sentido del humor.

 

 

 

            Ángela llegó en dos minutos a la azotea de su casa. Se despidió de Abby con un informal saludo militar y vio desaparecer la nave como engullida por la brisa nocturna.

            La herida de bala se obstinaba en lanzar a su cerebro fuertes oleadas de dolor y cogió otra pastilla de tramal tragándosela sin agua y deseando que le hiciera efecto antes de llegar Lara.

            Se dejó caer en su sofá negro de cuero y cerró los ojos.

            No soñó.

 

 

 

            Ding, dong.

            La despertó el timbre. Se levantó adormilada y sin dolor, lo cual era justo lo que pretendía, no quería que Lara supiera que estaba herida.

            Abrió la puerta y vio a la inspectora con una chaqueta de cuero marrón, botas a juego, vaqueros y blusa blanca, estaba con cara seria pero expectante.

            —Pasa —se ahorró los saludos.

            —¿Cómo has vuelto? —Inquirió.

            —No querrás hablar en el pasillo.

            Lara hizo caso y entró.

            —No va a funcionar —dijo mientras pasaba a su lado.

            —¿El qué?

            La hizo sentarse en el sofá.

            —Estoy desvariando, mis visiones han dejado de ser realistas.

            —¿Sobre extraterrestres, naves que desafían la física y el tiempo, armas de ciencia ficción? —Respondió con tono aburrido.

            —¿Cómo lo sabes?

            —Era lo que te iba a proponer, los grises tienen a Alastor y tenemos una oportunidad de destruirlos.

            Lara la miró asombrada.

            —Pues no hay forma de que salgamos vivos. No cuentes conmigo.

            —Debes haber mejorado tus habilidades para saber lo que... Te iba a decir.

            —No Ángela. Este es el punto de salvación, sólo nos salvaremos si no vamos.

            —¿Cómo estás tan segura?

            —De camino aquí he visto que entramos en una nave alienígena y antes de llegar al objetivo explotamos hagamos lo que hagamos.

            La invitó a sentarse sonriendo.

            —Bien, necesito que me digas dónde está la bomba, ¿puedes concentrarte?

            —En la bodega de carga, es la nave azul, tiene un dispositivo de autodestrucción remota que usa su reactor de antimateria sobrecargando sus circuitos. Un tal James Black lo reconoce en una de mis visiones antes de dispararme.

            —Demasiado certera para mentir.

            —Entonces ya me puedo ir. No sobrevivimos así que olvida la misión, y no es por falta de ganas de acabar con ese monstruo... Pero se presentará una ocasión mejor.

            —Ni hablar —Negó Ángela—. Contigo o sin ti iré. Nunca se presentará una ocasión como esta.

            —Pasas tanto tiempo con ese cretino de Jurado que ya no escuchas y te crees capaz de todo. ¿Qué oportunidad, Ángela?

            —Tú lo has dicho, la bomba está en la nave pequeña, iré sola en la grande porque nadie más tiene por qué morir.

            Lara sonrió y la miró cruzándose e brazos.

            —¿Tú quién eres?  —Preguntó sorprendida—. Porque Ángela Dark nunca habría dicho algo así.

            La aludida se encogió de hombros.

            —He tenido mucho tiempo para pensar. He arrancado tantas vidas que si pudiera salvar a todas las personas que pueda, no perdería la oportunidad.

            Lara le dedicó una sonrisa amistosa.

            —Buena suerte. Espero que lo consigas, tú siempre me sorprendes.

            —Gracias.

            —Si tuvieras esos poderes que tuviste un día... Si no estás muerta.

            Lara se levantó y se marchó sin mirar atrás. Salió de la casa mientras la otra se quedaba dándole vueltas a lo que dijo.

            Ángela suspiró con determinación. Puede que fuera el peor error de su vida... Pero nunca tuvo poderes realmente, siempre fueron prestados y no quería volver a pagar el peaje.

            —No necesito magia. Sólo descansar.

 

Comentarios: 10
  • #10

    Katerine (jueves, 07 enero 2016 19:46)

    Holaaa... llevo años lleyendo las historias, he comentado muy poco jeje no tengo tiempo pero me encantan por eso sigo aun visitando la pagina.
    Posdata: que es de Samanta..? llevaba rato que no visitaba la pagina.. lo siento jeje
    Saludos desde Ecuador - Guayaquil

  • #9

    Tony (domingo, 03 enero 2016 23:55)

    Para los que estéis impacientes con la parte 27 os aviso que no estamos cerca del final. No creo que pase de 40 partes pero al menos hay historia para rato (sí, en dos días de espacio temporal). Así pues tomarlo como un descanso navideño igual que las series de televisión.
    Seguramente hasta mediados de febrero o marzo tengamos grises para leer...
    Y muy interesantes por cierto.

  • #8

    Tony (jueves, 31 diciembre 2015 01:30)

    Muchas gracias Jaime.
    Feliz 2016 y finales de 2015 a todos los lectores.

  • #7

    Jaime (jueves, 31 diciembre 2015 01:16)

    No tengas cuidado, Tony. Sé por cuenta propia que la vida con hijos toma mucho más tiempo, así que esperaremos tu retorno. En fin, espero que tengas un buen fin de año 2015 y un excelente 2016.

  • #6

    tony (miércoles, 30 diciembre 2015 04:44)

    Dudo que pueda subir al mismo ritmo que antes. El año pasado mi caminata del coche al trabajo era de unos 20 minutos y ahora son 15, y en casa es casi imposible escribir porque los niños se comen todo mi tiempo.
    También es cierto que los relatos son más largos, aunque Fausta no lo era tanto. Los grises tampoco pensé que fuera a alargarse tanto y al final mira, va a ser una de las historias más largas.
    Esta navidad me hubiera gustado poder subir algo más, algún relato navideño... pero estoy de vacaciones y eso significa que no tengo ni un minuto para escribir. Disculpar la espera. Lo más probable es que hasta la segunda semana de enero no pueda subir nada más.

  • #5

    Jaime (miércoles, 30 diciembre 2015 03:27)

    Hace un rato estuve releyendo las historias de tu página y me di cuenta que en este año 2015 solamente escribiste "Fausta", "Los Grises" y "El Cuadro". En años pasados llegaste a escribir al menos cinco historias completas por año. No sé si tenga que ver la longitud de las últimas historias, pero recuerdo que hubo un tiempo que subías hasta dos o tres partes semanalmente. En fin, Tony, ojalá que este Año Nuevo tengas más tiempo para dedicar a la página ya que te has vuelto uno de mis escritores favoritos.
    ¡Les deseo a todos un Próspero Año Nuevo!

  • #4

    Alfonso (jueves, 17 diciembre 2015 05:11)

    ¿Qué pasó con Brigitte psicópata? Esperaba al menos ver un poco de la personalidad malvada de Ángela en Brigitte.

  • #3

    Yenny (miércoles, 16 diciembre 2015 17:17)

    Un poco corta esta parte, espero que subas pronto la próxima parte.
    Ángela haciendo un acto de redención es increíble pero es bueno que no siempre sea la mala, aunque pienso que tal vez Génesis la ayude ya que es por una buena causa.
    Tal vez Lara se anime y la acompañe hacen buen equipo.

  • #2

    Tony (miércoles, 16 diciembre 2015 05:32)

    El video esta sacado del youtube y pensé que crearía cierto ambiente ya que esta parte ha sido un poco aburrida.

  • #1

    Jaime (miércoles, 16 diciembre 2015 03:21)

    Primeramente, Tony, ¿de dónde has sacado ese vídeo? Es que el OVNI se ve tan falso... o quizás la realidad supera a la fantasía.
    Me hubiera gustado que Lara participase en la misión, pero igual y cambia de opinión en la próxima parte. Se me hizo muy corta esta parte, así que mejor espero a la siguiente para opinar más.
    Tony, ojalá tengas tiempo de terminar El Cuadro antes de que finalice el año.

Animal es el que abandona a su mascota.

Si es la primera vez que entras a la página, te recomiendo que entres al Indice.

¿Te gusta esta página?

 Ilustración por Wendy Naomi Arias Audiffred

El asesino que escribía cartas de amor

 

Libro primero de la recopilación de relatos más relevantes de la página.

Disponible a la venta. 

 

Haz click para ver detalles.

  

Ilustración por Antonio J. Fernández Del Campo.

 

Próximamente:  Segundo volumen recopilatorio.

 

Fausta

 

Ya disponible en papel

 

CONTACTO: 

 

Si quieres recibir por email los avisos de las novedades más recientes, inscríbete en el enlace siguiente.

 

Si quieres contactar conmigo directamente por email, escríbeme a esta dirección:

 

tonyjfc@yahoo.es

Chat

Contenido protegido por la ley

El disco de 2 Gb más pequeño del mundo
El disco de 2 Gb más pequeño del mundo