Mal de ojo

 

Claudia iba a trabajar como todos los días en el autobús. Era lunes y el tráfico hacía que se moviera con excesiva lentitud. En una de las paradas se fijó en la gente que transitaba por las calles y una mujer le llamó la atención porque la miraba desde la acera muy fijamente, como si la odiara por algo.

 

Inmediatamente después el autobús se puso en marcha y siguió mirando a la mujer por si no la miraba a ella, pero a medida que se movía hacia adelante, la mujer la seguía con la mirada. Se preguntó si la conocía de algo y sintió miedo ya que con ese cruce de miradas era obvio que no le estaba deseando ningún bien.

 

En cuanto sus miradas se separaron comenzó a sentir ganas de vomitar. Se había sentido mareada todo el camino pero después de eso no pudo aguantar más y a duras penas logró sacar una bolsa de plástico de su bolso y vomitó todo el desayuno.

 

Llegó a su trabajo y su malestar continuaba. Sentía que sus miembros habían perdido fuerza, como si tuviera que caminar en medio del agua. Le costaba muchísimo dar cada paso que la llevaba a la oficina. Pensó que se trataría de algún virus o que se le pasaría en cuanto comiera algo. No le dio mucha importancia a pesar de que todos sus compañeros le decían que tenía muy mala cara y que debería irse a su casa a descansar. Se negó porque sabía que si se marchaba, le quitarían el día de sueldo y estaban tan justos de dinero que no podía permitirse ese lujo. Aguantaría hasta el último minuto.

 

Desayunó algo y no se encontró mejor. Al contrario, lo vomitó todo otra vez en menos de media hora.

 

- Eso es un virus - decían los compañeros.

- No sé - decía ella -. Debí comer algo en el desayuno en mal estado.

- Vete a casa o nos contagiarás a todos - decía otro, medio en broma.

- Uy, no tendréis esa suerte - dijo ella, sonriendo -. Mañana vendréis todos a trabajar.

 

Con las bromas y el trabajo, Claudia pasó el día como pudo, entretenida pero sin poder comer nada. Medio mareada y sin fuerzas casi ni para moverse de la silla.

 

Cuando llegó la hora de irse, un compañero le dijo que no permitiría que se fuera sola a casa en ese estado. Le ofreció llevarla a casa en su coche y ella se lo agradeció de corazón.

 

Una vez en casa llamó al doctor y éste le hizo un chequeo completo.

 

- Señora, ha debido beber agua del grifo -dijo. El agua de la ciudad no era muy saludable-, o ha podido comer algún alimento en mal estado. Tómese estas pastillas, beba muchos líquidos y no coma nada hasta pasadas 24 horas. Las pastillas cada 8 horas.

 

Así lo hicieron y mientras no comió se sintió estupendamente aunque muy débil. Al día siguiente se atrevió con el desayuno y tomó una tostada con mantequilla y un café con leche. Le sentó bien en un principio, fue a trabajar y en el autobús volvió a vomitarlo todo y el malestar volvió a dejarla sin fuerzas durante todo el día. Esta vez el compañero la llevó al hospital en lugar de ir a su casa. Estaba tan débil que pensaron que era algún tipo de enfermedad infecciosa.

 

Sin embargo en el hospital no supieron qué tenía. Los médicos la tuvieron en cuarentena hasta que los resultados de los análisis de sangre determinaron que no tenía absolutamente nada extraño. Al estar allí se sintió algo mejor y la dijeron que podía irse a casa, que tomara vitaminas y no tendría por qué recaer.

 

Una vez en su casa, tomándose las vitaminas, se sintió un poco mejor. Aun así todo lo que comía lo vomitaba y después de otro día entero de vómitos decidieron llevarla de nuevo al hospital. Algo tenía que tener.

 

Una vecina fue a verla justo cuando estaban preparándose para salir. Esta le dijo que no era la primera vez que veía algo así y le dijo que lo único que tenía era un mal de ojo. Ella y su marido le dijeron educadamente que no creían en esas supersticiones así que no podía ser eso. Haciendo caso omiso se despidieron educadamente de ella y fueron al hospital.

 

Una vez allí la examinaron más detenidamente, le hicieron pruebas todo el día y llegaron a la misma conclusión del día anterior. Debía tener alguna infección del sistema digestivo, le recetaron dieta líquida durante tres días y mucho reposo.

 

De vuelta a casa comenzó la dieta de líquidos, bebió zumos y su estómago comenzó a rechazar incluso los zumos. Cosa que comía, cosa que vomitaba. El malestar era tan fuerte que dejó de tener fuerzas de levantarse incluso para ir al baño.

 

La vecina volvió a visitarla y le dijo que ella conocía la cura para su problema. Que no perdía nada en dejarse tratar ya que solo tenía que pasarle "el huevo".

 

- No necesito tus recetas de supercherías - se quejaba el marido -. Vete, mujer, no nos ayudas y mi mujer está muy débil.

- No pierdes nada. Déjame intentarlo, ni siquiera la tocaré así que no corre ningún peligro. Si no funciona aceptaré irme y no os molestaré más… pero si funciona quiero una tarta de manzana, de esas tan ricas que hace tu mujer. ¿Qué me dices?

 

Ese descaro le hizo reír y aceptó finalmente.

 

- Y como no funcione te echaré de casa a patadas - bromeó él.

- Va a funcionar, no es el primer mal de ojo que trato - dijo la otra, muy segura de si misma.

- Está bien, ¿qué necesitas?

- ¿Tienes un huevo? Un huevo fresco, corriente.

- Claro, espera.

 

El hombre bajó a la cocina, a la nevera y cogió un huevo. Subió corriendo a la habitación y se lo entregó a la mujer. Esta comenzó a pasarlo cerca del cuerpo dormido de Claudia y murmuraba algunas extrañas plegarias. Pasó el huevo desde la cabeza hasta los pies, por los brazos, el cuerpo y por los lados. Finalmente cogió un plato y lo rompió en él.

 

El contenido dejó al marido boquiabierto. Parecía que dentro del huevo había petróleo, era un líquido que olía a podrido y tan negro como el alquitrán.

 

- Ya está, tu mujer está curada - dijo.

 

Claudia la escuchó y abrió los ojos.

 

- ¿Qué ha pasado? - preguntó.

- Acaba de pasarte el huevo - se mofó el marido -. ¿Cómo estás amor?

- Me encuentro… bien. ¿Qué habéis hecho? Siento como si... me hubieran quitado una tonelada de encima.

 

La vecina sonrió satisfecha.

 

- Me debéis una tarta de manzana de las tuyas.

- ¿Qué es eso del huevo?

- El huevo, un huevo de gallina normal - explicó la mujer -. Son células perfectas, tienen el poder de absorber todas las influencias negativas. "Lo malo" siempre busca "el bien" más perfecto posible. Por eso el huevo absorbe y libera del mal de ojo.

- No puedo creer que fuera eso en serio - dijo Claudia-, siempre pensé que esas cosas solo le afectan a los que creen en ellas.

 

Claudia estaba tan bien que pudo levantarse sin problemas. Estaba completamente sana. Comió algo con miedo a vomitarlo después, eligió un yogourt, y después de un rato, al ver que le sentaba bien, comió con la familia sin problemas. Por la tarde la vecina regresó a su casa a ver cómo estaba.

 

- Es increíble, estoy curada.

- Ya ves, hija. No eres la primera que curo, ni seguramente la última. Lo peor es admitir que lo tienes porque ya has visto que solución tan fácil tiene.

- Gracias, te haré una tarta… Pero, ¿quién podría querer echarme mal de ojo? ¿Por qué?

- Hay una forma de protegerte en el futuro. Solo tienes que poner algo rojo en las ventanas de tu casa y el mal de ojo no entrará ni para ti, ni para tu familia.

- Pues no creía en estas cosas, pero voy a hacerte caso.

 

Colocó lazos rojos en todas las puertas y ventanas por dentro de la casa. Nunca supieron por qué esa mujer le echó un mal de ojo y nunca volvió a encontrarse con ella. Pero lo cierto es que nadie más en la familia volvió a sufrirlo.

 

Fin

 

 

 

 

 

 

C

laudia iba a trabajar como todos los días en el autobús. Era lunes y el tráfico hacía que se moviera con excesiva lentitud. En una de las paradas se fijó en la gente que transitaba por las calles y una mujer le llamó la atención porque la miraba desde la acera muy fijamente, como si la odiara por algo.

 

Inmediatamente después el autobús se puso en marcha y siguió mirando a la mujer por si no la miraba a ella, pero a medida que se movía hacia adelante, la mujer la seguía con la mirada. Se preguntó si la conocía de algo y sintió miedo ya que con ese cruce de miradas era obvio que no le estaba deseando ningún bien.

 

En cuanto sus miradas se separaron comenzó a sentir ganas de vomitar. Se había sentido mareada todo el camino pero después de eso no pudo aguantar más y a duras penas logró sacar una bolsa de plástico de su bolso y vomitó todo el desayuno.

 

Llegó a su trabajo y su malestar continuaba. Sentía que sus miembros habían perdido fuerza, como si tuviera que caminar en medio del agua. Le costaba muchísimo dar cada paso que la llevaba a la oficina. Pensó que se trataría de algún virus o que se le pasaría en cuanto comiera algo. No le dio mucha importancia a pesar de que todos sus compañeros le decían que tenía muy mala cara y que debería irse a su casa a descansar. Se negó porque sabía que si se marchaba, le quitarían el día de sueldo y estaban tan justos de dinero que no podía permitirse ese lujo. Aguantaría hasta el último minuto.

 

Desayunó algo y no se encontró mejor. Al contrario, lo vomitó todo otra vez en menos de media hora.

 

- Eso es un virus - decían los compañeros.

- No sé - decía ella -. Debí comer algo en el desayuno en mal estado.

- Vete a casa o nos contagiarás a todos - decía otro, medio en broma.

- Uy, no tendréis esa suerte - dijo ella, sonriendo -. Mañana vendréis todos a trabajar.

 

Con las bromas y el trabajo, Claudia pasó el día como pudo, entretenida pero sin poder comer nada. Medio mareada y sin fuerzas casi ni para moverse de la silla.

 

Cuando llegó la hora de irse, un compañero le dijo que no permitiría que se fuera sola a casa en ese estado. Le ofreció llevarla a casa en su coche y ella se lo agradeció de corazón.

 

Una vez en casa llamó al doctor y éste le hizo un chequeo completo.

 

- Señora, ha debido beber agua del grifo -dijo. El agua de la ciudad no era muy saludable-, o ha podido comer algún alimento en mal estado. Tómese estas pastillas, beba muchos líquidos y no coma nada hasta pasadas 24 horas. Las pastillas cada 8 horas.

 

Así lo hicieron y mientras no comió se sintió estupendamente aunque muy débil. Al día siguiente se atrevió con el desayuno y tomó una tostada con mantequilla y un café con leche. Le sentó bien en un principio, fue a trabajar y en el autobús volvió a vomitarlo todo y el malestar volvió a dejarla sin fuerzas durante todo el día. Esta vez el compañero la llevó al hospital en lugar de ir a su casa. Estaba tan débil que pensaron que era algún tipo de enfermedad infecciosa.

 

Sin embargo en el hospital no supieron qué tenía. Los médicos la tuvieron en cuarentena hasta que los resultados de los análisis de sangre determinaron que no tenía absolutamente nada extraño. Al estar allí se sintió algo mejor y la dijeron que podía irse a casa, que tomara vitaminas y no tendría por qué recaer.

 

Una vez en su casa, tomándose las vitaminas, se sintió un poco mejor. Aun así todo lo que comía lo vomitaba y después de otro día entero de vómitos decidieron llevarla de nuevo al hospital. Algo tenía que tener.

 

Una vecina fue a verla justo cuando estaban preparándose para salir. Esta le dijo que no era la primera vez que veía algo así y le dijo que lo único que tenía era un mal de ojo. Ella y su marido le dijeron educadamente que no creían en esas supersticiones así que no podía ser eso. Haciendo caso omiso se despidieron educadamente de ella y fueron al hospital.

 

Una vez allí la examinaron más detenidamente, le hicieron pruebas todo el día y llegaron a la misma conclusión del día anterior. Debía tener alguna infección del sistema digestivo, le recetaron dieta líquida durante tres días y mucho reposo.

 

De vuelta a casa comenzó la dieta de líquidos, bebió zumos y su estómago comenzó a rechazar incluso los zumos. Cosa que comía, cosa que vomitaba. El malestar era tan fuerte que dejó de tener fuerzas de levantarse incluso para ir al baño.

 

La vecina volvió a visitarla y le dijo que ella conocía la cura para su problema. Que no perdía nada en dejarse tratar ya que solo tenía que pasarle "el huevo".

 

- No necesito tus recetas de supercherías - se quejaba el marido -. Vete, mujer, no nos ayudas y mi mujer está muy débil.

- No pierdes nada. Déjame intentarlo, ni siquiera la tocaré así que no corre ningún peligro. Si no funciona aceptaré irme y no os molestaré más… pero si funciona quiero una tarta de manzana, de esas tan ricas que hace tu mujer. ¿Qué me dices?

 

Ese descaro le hizo reír y aceptó finalmente.

 

- Y como no funcione te echaré de casa a patadas - bromeó él.

- Va a funcionar, no es el primer mal de ojo que trato - dijo la otra, muy segura de si misma.

- Está bien, ¿qué necesitas?

- ¿Tienes un huevo? Un huevo fresco, corriente.

- Claro, espera.

 

El hombre bajó a la cocina, a la nevera y cogió un huevo. Subió corriendo a la habitación y se lo entregó a la mujer. Esta comenzó a pasarlo cerca del cuerpo dormido de Claudia y murmuraba algunas extrañas plegarias. Pasó el huevo desde la cabeza hasta los pies, por los brazos, el cuerpo y por los lados. Finalmente cogió un plato y lo rompió en él.

 

El contenido dejó al marido boquiabierto. Parecía que dentro del huevo había petróleo, era un líquido que olía a podrido y tan negro como el alquitrán.

 

- Ya está, tu mujer está curada - dijo.

 

Claudia la escuchó y abrió los ojos.

 

- ¿Qué ha pasado? - preguntó.

- Acaba de pasarte el huevo - se mofó el marido -. ¿Cómo estás amor?

- Me encuentro… bien. ¿Qué habéis hecho? Siento como si... me hubieran quitado una tonelada de encima.

 

La vecina sonrió satisfecha.

 

- Me debéis una tarta de manzana de las tuyas.

- ¿Qué es eso del huevo?

- El huevo, un huevo de gallina normal - explicó la mujer -. Son células perfectas, tienen el poder de absorber todas las influencias negativas. "Lo malo" siempre busca "el bien" más perfecto posible. Por eso el huevo absorbe y libera del mal de ojo.

- No puedo creer que fuera eso en serio - dijo Claudia-, siempre pensé que esas cosas solo le afectan a los que creen en ellas.

 

Claudia estaba tan bien que pudo levantarse sin problemas. Estaba completamente sana. Comió algo con miedo a vomitarlo después, eligió un yogourt, y después de un rato, al ver que le sentaba bien, comió con la familia sin problemas. Por la tarde la vecina regresó a su casa a ver cómo estaba.

 

- Es increíble, estoy curada.

- Ya ves, hija. No eres la primera que curo, ni seguramente la última. Lo peor es admitir que lo tienes porque ya has visto que solución tan fácil tiene.

- Gracias, te haré una tarta… Pero, ¿quién podría querer echarme mal de ojo? ¿Por qué?

- Hay una forma de protegerte en el futuro. Solo tienes que poner algo rojo en las ventanas de tu casa y el mal de ojo no entrará ni para ti, ni para tu familia.

- Pues no creía en estas cosas, pero voy a hacerte caso.

 

Colocó lazos rojos en todas las puertas y ventanas por dentro de la casa. Nunca supieron por qué esa mujer le echó un mal de ojo y nunca volvió a encontrarse con ella. Pero lo cierto es que nadie más en la familia volvió a sufrirlo.

 

Fin

 

Escribir comentario

Comentarios: 4
  • #1

    carla (miércoles, 06 julio 2011 04:52)

    Una historia bien tradicional! Creencias de los pequeños pueblos!

  • #2

    Natalia (miércoles, 12 diciembre 2012 23:03)

    A mi mama le pasó igual, en su trabajo solo hay mujeres envidiosas de los logros ajenos, y no es por querer presumir, ni nada por el estilo, pero mi mama ha logrado muchas cosas y ha batallado mucho por ello, yo fui quien pasó el huevo por su cuerpo. Casi parecía cocido el huevo al verlo, y se compuso inmediatamente. Después pasé un limón para eliminar malas vibras, y todos los días lleva limones frescos en su bolsa.

  • #3

    Sandra (jueves, 20 abril 2017 20:56)

    A mi me va muy mal en todo en la vida incluso hasta mi salud es terrible, vivo en un barrio donde la envidia es lo corriente es decadente ver como envidian hasta un calzon que uno se compra, yo antes trabajaba y era muy feliz..pero un dia encontre un cuervo empalado en el arbol de mi vereda y desde ese dia comence a tener la peor de las suertes, me echaron sin explicacion del trabajo, me comence a enfermar con grave riezgo de vida, no se que hacer, hasta pense en el suicidio y creo que me hicieron un daño para que me mate eso es loq ue creo, tampoco creia en brujerias pero la brujeria no existe lo que si existe es la fuerza mental y aqui hay muchas fuerzas mentales negativas y envidiosas, no creo que conmigo alcance solo un huevo, creo que necesito un camion lleno de ellos.

  • #4

    Tony (jueves, 20 abril 2017 21:52)

    A veces la mala suerte o el mal de ojo se ceban con personas que no se merecen nada de lo que les pasa.
    Como dices todo está en la fe que tengas, por eso mi consejo, desde mi propio estado de salud en declive, es que no te lamentes de lo que te pasa, más bien agradece a Dios las cosas buenas y las malas las ofreces para quitarle espinas a Jesús en su pasión y crucifixión. Lo que tú aceptes no tendrá que padecerlo él por nosotros.
    Tu vida cambiará positivamente y volverás a ser feliz. Confiar en Dios es ceer en él y eso es más fuerte que ningún mal de ojo.

Animal es el que abandona a su mascota.

Si es la primera vez que entras a la página, te recomiendo que entres al Indice.

¿Te gusta esta página?

 Ilustración por Wendy Naomi Arias Audiffred

El asesino que escribía cartas de amor

 

Libro primero de la recopilación de relatos más relevantes de la página.

Disponible a la venta. 

 

Haz click para ver detalles.

  

Ilustración por Antonio J. Fernández Del Campo.

 

Próximamente:  Segundo volumen recopilatorio.

 

Fausta

 

Ya disponible en papel

 

CONTACTO: 

 

Si quieres recibir por email los avisos de las novedades más recientes, inscríbete en el enlace siguiente.

 

Si quieres contactar conmigo directamente por email, escríbeme a esta dirección:

 

tonyjfc@yahoo.es

Chat

Contenido protegido por la ley

El disco de 2 Gb más pequeño del mundo
El disco de 2 Gb más pequeño del mundo