Miserere

Relato especial de Halloween 2016

MISERERE

 

 I

 

En una noche oscura y lluviosa,

nadie se acercaba por aquellas ruinas silenciosas.  

 

Un hombre de capa negra, con hábito religioso

no mostraba temor por el temporal grandioso.

 

Marco Fontani, enviado por el Pontífice,

ondeaba su empapada capa al viento.

Necesitado de descanso, recordaba

angustiado el encargo por el que fue enviado:

Siéntate en la montaña y escucha el susurro del agua

tienta a la noche y ante el temor te santiguas,

entierra tus miedos y en Dios siéntete confiado

rastrea la bruma de la cascada donde la muerte anida,

insensatos laicos, saltan en tiempos de adviento

obcecados por la música, la bebida y el canto del Diablo.

 

De esta manera Marco escala al medio de la cascada

en el filo de la roca se sienta con la túnica calada.

 

Imagina la mano de Dios sobre sus hombros

tararea una salmodia invocando consuelo.

Agitado por el viento, temeroso de caer al vacío,

lava sus culpas, siente las gotas, estudia el espacio

inferior que atormenta su vista por la altura del trecho

aleja sus miedos, sacudiendo el agua al agitar sus miembros.

 

 

 

II

 

 

Cuando interrogó a los campesinos le avisaron que era un lugar funesto.

Oigámoslo, invitó Marco, a los amedrentados trabajadores.

Nunca hubo un hombre tan malvado que pugnara con el mismo Diablo.

Su padre, avergonzado del tuerce botas de su hijo,

terminó desheredándole por arrimarse a malnacidos, asesinos y criminales.

Rechazó sus lazos de sangre a pesar se dolor.

Urdió, su retoño, el asesinato de su progenitor. Enterado el padre maldijo,

increpó y buscó una solución a su infortunio. Dios le habló frente a un retablo:

Dona tu herencia a la Iglesia y tu legado no servirá de pago a malhechores,

ora ante él y que sepa de sus errores mientras firmas el manifiesto.

 

Como le fue ordenado convocó a su hijo ante el juez y firmó su donación

observando, con gran dolor en su corazón, que su hijo le asesinaba con la mirada.

Nunca imaginó cuánto le pesaría aquella acción.

 

La furia del muchacho fue bien recibida por sus amigos canallas,

animándole a que demostrara cuan grandes eran sus agallas.

 

Hinchado de ira, borracho de venganza

henchido de rabia

roído por el fuego del odio

encontró quien cumpliera su matanza

no podía carecer de su confianza,

convocado a su casa igual que un custodio

irrumpió en la alcoba, mientras el padre escribía

atravesando su pecho con un puñal a la vieja usanza.

 

Dios te perdone, hijo del Demonio,

en este mundo nadie daría por ti testimonio.

 

Ultrajado en su propia casa dio caza al amigo,

negando toda piedad le hirió de muerte como a un enemigo.

 

Después de los funerales la Iglesia hizo fuerza

entrando en sus dominios, le expulsó de su casa

sacó sus enseres personales

echó cal a las paredes

envolvió los muros con lienzos de santos,

revestimientos celestiales e imágenes de ángeles.

Envenenado, ultrajado, expulsado del hogar con recuerdos cruciales

dudó si enfrentarse a ellos o maquinar su venganza en las sombras.

Abatido, rendido, se vio obligado a usar otros canales.

Deambuló sin rumbo, abandonado por sus amigos interesados

odió a todo el mundo buscando nuevos aliados.

 

Mendigó en las puertas de la nueva iglesia,

aparecía con actitud cambiada

la gente que le conocía se apiadó de su conducta arrepentida

dándole unas monedas de limosna.

Indigente, sin techo, con el alma pervertida

todo lo guardó para su última venganza

obtuvo suficiente y contrató de nuevo a sus camaradas.

 

 

 III

 

 

Con el alba de aquella mañana

alzaban sus melodiosas voces

noventa y siete frailes entonando

triunfantes el nuevo día

alabando al señor en su abadía

bendiciendo a sus feligreses, buscando

apartar de la región los sucesos atroces,

necesitada su alma cristiana.

 

Laudes armoniosos inundaban el valle,

odas marianas, salmodias y monsergas

sus voces se oían en el pueblo con gran detalle.

 

Fuera de los muros se organizaban

rabiosos malhechores que buscaban

alcanzar venganza, con los bolsillos llenos,

hinchados de maldad y avaricia.

Los ladinos se infiltraron con pericia

entre los laicos, que asistieron ajenos,

sajaron sus vidas los arrojaron al río y se bañaron en su sangre.

 

Esa fue la noche que la luna

no brilló y de rojo tiñó su cuna.

 

Los cuervos aprovecharon los restos

a los que se vio, rebosantes, los buches expuestos.

 

Almas inocentes murieron sin previo aviso

baldías sus vidas, perdidos sus recuerdos,

abandonaron el mundo, inconfesados sus pecados.

Doscientos sesenta cuerpos desaparecieron sin rastro,

incluso hoy sus nombres han sido olvidados por los bardos.

A las familias, de buscarles se les acabó la paciencia.

 

  

IV

 

Y de este modo supo de las penurias de los mártires,

devastados por su tragedia,

exánimes y desaparecidos sus cuerpos,

salmodiando por los campos

día tras día buscando misericordia,

encerrados en el infierno.

 

Embutidos en su dolor, olvidaron su muerte

ninguno de ellos comprendió que el que se erigía como Dios

tañía las arpas con pecado y entonaba cánticos con maldad

obligándoles a engatusar a peregrinos,

novicios y doncellas,

condenando sus almas

en la cascada de espumosas aguas

saltando por amor, como salto de fe.

 

Sentado Marco en la cornisa del río

el religioso escuchó a una doncella.

 

Pío y dulce siervo mío,

una y otra vez he contemplado tu bondad

enciende tu fe ciega

desciende la cascada

encuentra la paz y al cielo ascenderás.

 

 

Escuchando la celestial voz

se levantó extasiado

concentrado como estaba en ver a su ángel

ubicó a una mujer vestida de blanco

cubierta por la cortina del agua que bajaba de la cascada

hubiera dado la vida por verla

a ella dedicó sus votos,

repitió su nombre con voz amplificada

  

  

V

 

 

Eres la Virgen Madre,

la reina de la mañana

 

Mira a tu siervo que con tanto fervor

inundaba tus oídos con rosarios

salpicados de lágrimas

escuchaste mis plegarias,

ruegos y dolores

esperaba que nunca los ignores,

renuncié a los placeres carnales

enardecido por tu candor.

 

De repente el infortunio acosó mi alma

entregando a la muerte el cuerpo de mi hermana.

 

La razón se me escapa,

obligado a ignorar tal injusticia

supe que el camino era la soledad.

 

Cuando era religioso de votos cumplidos

antepuse mi seguridad a la de ella

incluso prefería mi muerte a la suya.

Dios no supo protegerla y en manos del maligno

osó entregarla a la parca;

susúrrame al oído, señora, el motivo.

 

Bendito entre los hombres, respondió,

entiendo tu suplicio y rencor,

nadie más que tú merece venganza,

inclínate y salta en el pozo de las aguas

donde te alzarás al instante

obtendrás tu preciado reencuentro,

saciarás tus dudas y volverás a verla.

 

Derramó muchas lágrimas antes de moverse,

encendido de fervor, por escuchar la voz de su Matrona

lanzó una plegaria al cielo:

 

Por ti salto, amada mía,

unge mis heridas morales,

rodéame con tus brazos,

galardona mi sufrido corazón.

Adorada de mis noches solitarias

toma mi cuerpo y llévalo en volandas

obedezco tus designios,

ruego por nuestro encuentro en el cielo,

imagino esto desde niño,

oh Madre Santa, ven a recoger mi alma.

   

Su pie se adelantó y se dejó caer

un instante antes tomó aire

puso su confianza ciega en su Madre

lleno de fe, encendido de fervor ciego.

Imaginó su caída en las duras rocas

cuando su túnica se enganchó

a una roca firme de la cascada

negándole el final tan anhelado

donde más quería estar,

obcecado rasgó la tela para saltar al cielo.

 

Mil acechanzas nos separan, proclamó,

imparable es mi empeño por encontrarnos,

se encaró al vacío y se detuvo en el último momento.

Entendió que la túnica enganchada

retenía su cuerpo a la brecha de la vida,

ilicitaba la voz de la audaz señora

como un diablo disfrazado de aurora.

¡Oh, Señor, qué ciego he estado!

Rogando que me escuches no te he escuchado

dame entendimiento y envía al maligno al infierno

irradia tu poder sobre este valle

abraza a los desconsolados que por aquí saltaron.

 

Airado por el engaño se aferró a las piedras.

Los vientos despertaron y con su fuerza le empujaron.

 

Sus dedos desprevenidos

escurrieron por el agua y de espaldas se despe-

ñó, cayendo entre la bruma blanca de la cascada

oró por su alma en su caída pidiendo,

rogando misericordia antes de llegar a su tumba abierta.

 

Pegando un alarido crispado,

agarrándose al viento,

rodó por los aires siguiendo el curso del agua.

Arrancando piedras al chocar sus huesos.

 

Quedó tendido y bañado por el río

Urgió la ayuda de sus piernas,

entumecidas por el golpe, rotas.

 

Pasearon por su lado figuras fantasmales

urdiendo entre si seguía vivo o muerto.

Enfervorecidos por su éxito entonaron

devotos su canto del Miserere,

antiguo, hermoso, maligno y tenebroso,

ninguno escuchó el murmullo de su débil corazón:

 

«Escucha señor nuestro canto,

no rechaces nuestras súplicas Padre santo,

te pedimos que muestres tu misericordia

redención y venganza en nuestra salmodia

a los malditos que con tanta crueldad

robaron nuestras vidas con frialdad.»

 

Así comprendió Marco Fontani, entre agonías,

la locura que implicaban sus armonías.

 

Clamaban venganza creyendo que aquellos

ingenuos que se acercaran por el valle en busca de absolución

eran sus verdugos, muertos un siglo atrás,

Lejos estaban de encontrar su salvación en su demencia,

Obtenían en cambio su condena eterna, en su veneración.

 

 

 

 

Transcendió en la aldea cercana el atrevimiento del fraile de los faldones,

optaron algunos campesinos a acercarse al valle de las lamentaciones,

nerviosos, alcanzaron la cascada y escuchando sus gemidos, lamentos

y de espanto huyeron. Jamás volvieron por semejantes embrujamientos.

 

 

FIN

 

Comentarios: 11
  • #11

    Ariel (martes, 01 noviembre 2016 21:41)

    Sirve como un relato más. Es algo distinto a lo acostumbrado, me causó interés

  • #10

    Katti (lunes, 31 octubre 2016 19:19)

    Aca no se celebra mucho halloween pero esperaba tu historia con ansias, sinceramente no me gusto mucho la historia quizas porque no es mi estilo pero me gustan muchisimo tus relatos,
    Felicidades Tony, saludos desde Ecuador

  • #9

    Chemo (domingo, 30 octubre 2016 00:46)

    Honestamente no me agradó la historia de Halloween, como que esperaba algo de terror o suspense. En fin, felicidades Tony. Enhorabuena.

  • #8

    Tony (domingo, 30 octubre 2016 00:07)

    Bueno, es dificil acertar siempre. Quería dedicar este relato a Becker, uno de los pioneros de los relatos de misterio y terror. Él escribió "El Misesere", que cuando lo lei me paso algo parecido a lo que os ha pasado a vosotros, no era mi de miedo y no contaba realmente nada del misterio del título.
    He intentado hacer uno similar que supliera esos fallos pero he caido en otros peores.
    En fin, el que no lo intenta no lo consigue.

  • #7

    Yenny (sábado, 29 octubre 2016 23:24)

    Recuerdo que mi anterior comentario era más largo ( no se si es culpa del móvil o de la página), después de una segunda lectura un poco más detenida puedo decir que es una historia interesante eso si un poco pesada para mi gusto porque no es uno de mis estilos favoritos, pero eso no quiere decir que sea mala todos tenemos gustos distintos y creo que le doy un 7.
    Creo que como Alfonso pensé que iba a ser algo más de terror con fantasmas, brujas o demonios, algo que nos deje sin dormir un par de noches que es lo relacionado con Hallowen, porque esta historia hubiera encajado perfectamente el cualquier otro momento.

  • #6

    Jaime (sábado, 29 octubre 2016 23:04)

    Pues concuerdo con Alfonso. Quizá sea una historia diferente de terror a la que estamos acostumbrados. En fin. Tony, ¡feliz cumpleaños!

  • #5

    Lyubasha (sábado, 29 octubre 2016 22:02)

    Me ha gustado mucho la historia, me ha recordado a las leyendas de Bécquer o a los romances de ciego. Me ha dado pena de Marco Fontani no haya podido salvarse, espero que reaparezca en alguna otra historia, aunque sea como espíritu. Casi lo olvido, Feliz cumpleaños Tony, espero que hayas tenido un buen día en compañía de tu familia y amigos.

  • #4

    Alfonso (sábado, 29 octubre 2016 18:54)

    No me gustó la historia de Halloween en lo absoluto. Quizá esperaba que apareciese un monstruo o algo que dé miedo. En fin, felicidades por tu cumpleaños, Tony, espero que pases un buen fin de semana en compañía de tus seres queridos.

  • #3

    Tony (sábado, 29 octubre 2016 07:10)

    Muchas gracias Yenny. Yo también te deseo lo mejor.

  • #2

    Yenny (sábado, 29 octubre 2016 05:55)

    Antes de dormir quise entrar principalmente para saludarte Tony por tu cumpleaños

  • #1

    Tony (sábado, 29 octubre 2016 00:19)

    Espero vuestros comentarios.

Animal es el que abandona a su mascota.

Si es la primera vez que entras a la página, te recomiendo que entres al Indice.

¿Te gusta esta página?

 Ilustración por Wendy Naomi Arias Audiffred

El asesino que escribía cartas de amor

 

Libro primero de la recopilación de relatos más relevantes de la página.

Disponible a la venta. 

 

Haz click para ver detalles.

  

Ilustración por Antonio J. Fernández Del Campo.

 

Próximamente:  Segundo volumen recopilatorio.

 

Fausta

 

Ya disponible en papel

 

CONTACTO: 

 

Si quieres recibir por email los avisos de las novedades más recientes, inscríbete en el enlace siguiente.

 

Si quieres contactar conmigo directamente por email, escríbeme a esta dirección:

 

tonyjfc@yahoo.es

Chat

Contenido protegido por la ley

El disco de 2 Gb más pequeño del mundo
El disco de 2 Gb más pequeño del mundo