Supervivientes

Parte 6

 Diario de verónica
 
 
 Llevo varios días en esta mansión. Por seguridad me mantienen encerrada, los soldados se Genomyal me consiguen todo lo que pido. No entiendo muy bien qué pasa ahí fuera, sigo incomunicada y de vez en cuando me visita un tipo muy extraño. Me trata como si me conociera y no sé de qué me ha estado hablando, lo cree porque me parezco a la mujer del cuadro del pasillo y me llamo Verónica pero mi cara no tiene rasgos especiales, me parezco a todo el mundo, será el peinado.
 Aun estoy en shock por la maldita epidemia, tanta muerte me ha terminado endureciendo hasta el punto que cuando mi amigo Tony se contagió, apenas me ha afectado. Desde que Karl le durmió en "El Salado" no he vuelto a verlo. Aunque lo trajo en helicóptero. ¿Para qué? ¿No tiene miedo de contagiarse? Creo que no me están contando la verdad y necesito saber qué pasa aquí. He intentado decirle a mi anfitrión que Bringhan City está llena de zombis y que hay que avisar al ejército y las autoridades del gobierno pero sólo me responde que estoy muy cansada y que no le interesa lo que pase fuera de esta casa.
 Creo que me espía. Seguramente hay una cámara en mi habitación. Voy a tener que hacer algo, si sigo encerrada aquí me voy a volver loca.
 
 
 
 
 
 23:00 h
 
 He conseguido que un guardia me enseñe la planta de arriba, uno de ellos es joven y se ha jugado el puesto por "distraerme". Qué simples son los hombres. Les sonríes un poco, les haces creer que tienen posibilidad de sexo con una simple conversación amigable, y ya está, comen de tu mano y les tienes como perritos falderos.
 Me enseñó el paisaje y vi que estamos en las montañas, a unos diez quilómetros de la ciudad, fuera del perímetro cerrado por el ejército. La casa pertenece a Genomyal y mi anfitrión es un accionista que tiene bastante poder en la compañía. Bueno, él o sus padres difuntos ya que me extraña que ese personaje haya hecho nada por conseguir fortuna. Pasa más tiempo disfrazándose de mujer y haciéndose pasar por su hermana que escuchando a sus subordinados. El muy estúpido piensa que no sé que es él el que se disfraza. Me ha venido a visitar varias veces disfrazado de chica y me ha intentado sonsacar si tengo novio o si me gusta "su hermano". Estoy harta de ser tratada como una estúpida e indefensa chica de película americana, aunque no me conviene que piensen que intento escapar de aquí. Al menos mientras no averigue más de lo que pasa.
 
 El guardia me enseñó toda la planta de arriba y me dejó estar un rato en la terraza. Según él es un lugar hermoso para observar el paisaje y yo le seguí el juego. Comenté lo bonito que es el cielo en esta época mientras identificaba los rascacielos de Bringhan City entre columnas de humo, explosiones y el susurro de millones de gemidos. Un ruido al que ya me he acostumbrado y no por eso deja de ser espeluznante.
 Así supe a qué distancia me encuentro de allí, aunque no tengo intención de volver a ese infierno no estoy lo suficientemente lejos para sentirme segura de él. Si consigo un coche, pienso huir de aquí en dirección contraria.
 Hoy no puedo hacer más salvo dormir y esperar que mañana mi amigo el guardián me enseñe la planta de abajo.
 
 
 11:23 h
 
 Realmente son hermanos, es increíble el parecido que tienen. Los vi juntos durante el desayuno. Él es Alfred y es algo afeminado, pero ella es Alexis ¿son gemelos? Ignoraba que pudieran existir de distinto sexo. Siendo especialista en genética como soy, me cuesta creerlo ya que si son gemelos idénticos deberían ser los dos del mismo sexo. Sólo los mellizos pueden ser hombre y mujer pero estos no son más parecidos genéticamente que cualquier pareja de hermanos y algunos casos ni siquiera se parecen en el color del pelo. Sin embargo Alfred y Alexis son idénticos hasta en un lunar de la cara. Sólo les cambia la voz, la longitud del pelo y sus maneras de actuar. Alexis es muy hermosa pero Alfred es extraño, da la impresión de que finge su masculinidad, aunque a veces parece que es Alexis la que es demasiado femenina. Me pregunto si su padre no habrá hecho experimentos genéticos con ellos.
 Me tratan como a una invitada y creo que los guardias de mi puerta no están de vigilancia sino para velar por mi seguridad. Al menos eso es lo que me dicen, pero no entiendo por qué, no les conozco de nada. Aunque debo admitir que el parecido de la mujer del cuadro conmigo es inquietante. De momento lo considero una suerte ya que puede que gracias a ello he sido rescatada de Bringhan, me he curado de todas las heridas y puedo comer más de lo que debería cuando de otro modo podría estar muerta o incluso deambulando por la ciudad como un zombi más... O encerrada sabe Dios donde, igual que Antonio.
 Durante el desayuno aparecieron unos soldados con uniforme oscuro y fuertemente armados. Sin dejar de comer, Alfred y Alexis les trataron como subordinados y éstos respondieron a la pareja de hermanos con respeto. En su conversación contaron algo sobre lo ocurrido en la ciudad. Al parecer el ejército está a las órdenes de Genomyal y hablan de la tragedia como si fuera una traición de alguien. No les entendí muy bien porque hablaban de personas que no conozco y de bastantes cosas que ellos sabían y omitían repetir. Lo que más me inquietó fue algo que dijeron con bastante entusiasmo:
 
 "El espécimen experimental se encuentra en observación y parece que da signos de responder correctamente al tratamiento."
 
 Dijeron que tenía una fuerza magnífica aunque todavía no habían logrado controlarlo. Sospecho que hablaban de él, de Tony, porque los hermanos me miraron un par de veces y omitieron dar detalles de quién se trataba con demasiado descaro.
 ¿Qué le estarán haciendo? Intentaré convencer a mi amigo, el soldado, para que me lleve hasta "el espécimen".  Aunque imagino que no se encuentra en esta mansión. Lo que no pienso hacer es dormir más, ya me encuentro completamente recuperada. Qué obsesión tienen con que duerma.
 
 
 22:32 h
 
 Cuando quise salir a convencer a mi amigo el soldado me encontré con que le habían hecho rotar, con lo que he perdido contacto con él. Si quiero tener permiso para salir cuando quiera tendría que ligar con todos los soldados de aquí, y la verdad no me apetece. James era inofensivo y hasta simpático, hubiéramos sido amigos en una vida normal. Los demás son muy fríos y cuando intento salir me dicen que por mi seguridad debo permanecer en el dormitorio. No admiten conversaciones, son demasiado estrictos en su trabajo. Quien sabe, a lo mejor han despedido a James por el paseo que me dio, o quizás le han hecho algo peor. No me fío de esta gente.
 
Más tarde

 Me aburrí como una ostra toda la mañana hasta la hora de comer. Entonces decidí ser más agradable ante Alfred, pensé que eso me ayudaría a obtener privilegios. Le dije que le agradecía mucho todo cuanto hacía por mí, por ofrecerme protección y por acogerme en su casa pero que necesitaba hacer algo útil. Le expliqué que había trabajado en la universidad en un proyecto de genética y que si necesitaban ayuda estaba dispuesta a ofrecérsela desinteresadamente.
 Alfred respondió muy bien ante mis halagos y aceptó mi ofrecimiento. Odio decir esto porque me siento sucia y despreciable. En cuanto descubra qué es lo que ha causado este genocidio, … Mejor no digo lo que pienso. Nunca se sabe quien puede leer estas notas. Aunque sólo hay una forma de quitármelas y es matándome. El papel higiénico sirve para algo más que aumentar el volumen de los pechos (recursos de mujer). Pienso que si alguien encuentra mi cadáver y me hacen la autopsia, al menos sabrán por lo que he estado pasando si mi sangre no lo ha estropeado.
 
 Después de comer, Alexis se retiró a su habitación donde suele tocar el piano. Esa chica está siempre triste, creo que no aprueba todo lo que se hace aquí pero no dice nada por cobardía o porque ya no hay marcha atrás. Si todo esto sale a la luz, ella también sufrirá el peso de la ley. La cuestión es, ¿qué es exactamente lo que han hecho?, ¿Estará ella al tanto de todo?
 
 Alfred me ofreció muy amablemente que le siguiera hasta los laboratorios de la mansión. Nos acompañaron cuatro soldados armados y con chalecos antibalas vestidos de negro y con pasamontañas. Sólo se les veían los ojos. La verdad es que más que un paseo parecía que me trasladaban de celda. Durante el camino Alfred me dijo que tenían problemas para aislar un virus que producía mutaciones en la gente. Sabían que los efectos eran imprevisibles y habían conseguido sujetos con fuerza sobrehumana pero en todo punto incontrolables. El ejército pagaba bien por ellos porque querían usarlos en el campo de batalla, pero tenían el problema de que a todo aquel al que atacaban se convertía en monstruo y eso no les convenía. Tenían un plazo de dos meses para conseguir aislar el virus y poder modificarlo y hacer que estas "armas de guerra" fueran letales, pero no provocaran la mutación de sus víctimas.
 Quise decirle que la población de la ciudad de Bringhan había sido aniquilada por sus experimentos, pero si lo hacía perdería toda la confianza que me había ganado. Desee estrangularle y decirle, antes de que muriese, que mi familia y mi novio habían sido asesinados por su avaricia. Pero tuve que seguir manteniendo mi sonrisa falsa y hasta le dije que con esos experimentos estaban evitando la muerte de miles de soldados y que era un proyecto encomiable.
 
 Una vez en los laboratorios, en el cuarto sótano, me enseñaron el instrumental del que disponían. Me quedé impresionada por el dinero que debía costar todo aquello. Tenían dos microscopios electrónicos y sólo había un científico allí. Al parecer los demás están de baja y mi oferta para ayudarles había llegado en un momento crítico. El científico me puso al corriente de las técnicas que utilizan para aislar los virus y tengo que admitir que muchas de ellas las desconocía. Me sorprende que no hayan logrado aislar el virus con tanto presupuesto pero al parecer no es por falta de equipo sino de tiempo. Decidí que haría lo posible por ayudarlos ya que, aunque han provocado todas esas muertes, conseguir ese virus ayudará a encontrar la vacuna contra él y además el objetivo es que un sujeto mutado la reciba y una vez "curado" podría ser soltado sin riesgo de propagar su enfermedad. Este proyecto supone cinco millones de dólares para la compañía Genomyal, pagados por el cuerpo de marines de Estados Unidos. Es normal que estén tan desesperados por conseguir terminarlo con éxito.
 De momento parece que confían en mí. Además me sirve para sentirme más cerca de John, que debió pensar que su trabajo en esta compañía era bueno para el mundo. ¿Quién iba a imaginar que uno de sus virus se les escaparía de las manos? ¿Son realmente culpables de lo que está pasando? Lo son, pero no creo que ellos liberasen el virus que ha convertido mi ciudad natal en un infierno. Nuestra lucha es común, buscar una forma de cura, aunque en cuanto la tenga pienso escapar de aquí y hacer público lo que sé y que no puedan enriquecerse a costa de toda mi gente muerta y para que se pueda curar a los supervivientes. Aunque ahora que lo pienso, el virus que provoca mutaciones no debe ser el mismo que el que hace que los muertos resuciten como zombis. Éstos se deterioran pero no mutan.
 Está claro que tengo mucho que descubrir aquí. Sólo hay que fingir que estoy de su parte y esperar que Alfred no se tome mis halagos como intentos de ligar con él. Ya le he tenido que recordar dos veces que mi admiración por él se limita al ámbito profesional.
 



Comentarios: 2
  • #2

    alex (domingo, 15 enero 2017 15:24)

    si que se nota, tiene la misma forma pero otro aire de contar la historia, espero pronto la séptima parte. gracias

  • #1

    Tony (miércoles, 16 noviembre 2016 01:39)

    Los que la hayáis leído espero que notéis la diferencia con la versión original. Aunque el contenido no ha cambiado la forma de narrarlo sí, y mucho.

Animal es el que abandona a su mascota.

Si es la primera vez que entras a la página, te recomiendo que entres al Indice.

¿Te gusta esta página?

 Ilustración por Wendy Naomi Arias Audiffred

El asesino que escribía cartas de amor

 

Libro primero de la recopilación de relatos más relevantes de la página.

Disponible a la venta. 

 

Haz click para ver detalles.

  

Ilustración por Antonio J. Fernández Del Campo.

 

Próximamente:  Segundo volumen recopilatorio.

 

Fausta

 

Ya disponible en papel

 

CONTACTO: 

 

Si quieres recibir por email los avisos de las novedades más recientes, inscríbete en el enlace siguiente.

 

Si quieres contactar conmigo directamente por email, escríbeme a esta dirección:

 

tonyjfc@yahoo.es

Chat

Contenido protegido por la ley

El disco de 2 Gb más pequeño del mundo
El disco de 2 Gb más pequeño del mundo