Tierra de dragones

10ª parte

 

 

         Alfonso y Jaime regresaron con sus amigas y tuvieron que aguantar una tormenta de reproches por parte de Yenny. Jaime se mostró de acuerdo con la actuación irresponsable de Alfonso y finalmente aceptó que quizás podía haber hecho las cosas un poco mejor.

         A Yenny le bastó y por fin se calmó.

         Regresaron a la iglesia y cenaron un par de latas cada uno a libre elección.

         — Recordadme que mañana le diga al señor Jurado que necesitamos microondas -adujo Olivia.

         — Que sí -dijo Vanessa.

         — Voy a tener pesadillas con eso -bromeó Alfonso-. Imagínate que me despierto entre sudores porque creo que me ataca un microondas zombi. Y lo que pasa es que me está mordiendo Olivia el pie, del hambre que tiene porque no ha comido nada en todo el día.

         Jaime se río a carcajadas.

         — Vosotros es que coméis cualquier porquería -se defendió airada.

         — Eso ha tenido gracia -admitió Yenny, riendo mientras abría una lata de atún, preparándose un sándwich.

         Elisa se acercó al grupo sonriente y Alfonso dejó de reírse. Ese gesto no pasó por alto y le habló directamente a él.

         — Entiendo que estés enfadado, pero es importante seguir a rajatabla las instrucciones de los que nos pagan. ¿No querrás que te echen el primer día?

         — Eso es una amenaza, supongo -respondió tirante.

         — No, joder, detesto que Alfredo no esté aquí para que sea él quien haga de jefe.

         — Estamos de acuerdo en que lo mejor hubiera sido que estuviera aquí -lanzó Jaime intentando cortar la tensa atmósfera.

         — Somos seis porque yo se lo pedí a Jurado. Él quería que fuéramos tres.

         — Ya... pues yo no pinto nada aquí -protestó Olivia.

         Elisa la miró y se encogió de hombros.

         — No puedo obligar a nadie a quedarse. Mañana podrás irte si es lo que quieres.

         — Y me pagarán este día, supongo. He calculado que me corresponden unos mil euros.

         — Yo no llevo los sueldos, cariño -respondió maternal la jefa del equipo-. Pero me aseguraré de que así sea.

 

 

 

         Saltaron la valla de un chalet donde vieron una ventana abierta y las luces apagadas. No se escuchaba ruido alguno en el interior de la vivienda. La pared del salón era un inmenso televisor de más de cien pulgadas tan fino que parecía un cuadro. Antonio reparó en un mueble de cristalino donde se veían unas extrañas gafas de un sólo cristal con soporte para colocarlas sobre una oreja.

         — Fascinante. ¿Nunca te has preguntado qué cambiarías del pasado si no fueras una marioneta del EICFD? -Preguntó.

         Abby le miró con desprecio.

         — Claro que sí, también soy humana -respondió.

         — ¿Qué cambiarías?

         — Me alisté cuando vi morir a mi hermano Harry, él intentaba protegerme y un gigante Gris que le disparó al pecho y le abrió un boquete por el que podía entrar un puño. Otros soldados me rescataron cuando aún estaba en shock. Como era testigo, me ofrecieron ser parte de todo esto... Primero para vengarme, y después porque eran mi familia. Ellos pudieron matarme o quedarse conmigo. Eligieron lo segundo y siempre se lo he agradecido. Nunca me ha faltado educación y he visto maravillas que nadie más ha presenciado. Por eso no quiero cambiar nada, podría volver al pasado y tratar de salvar a Harry y quizás lo conseguiría. Pero he aprendido que el pasado hay que dejarlo como está ya que forma parte de lo que soy ahora.

         Antonio asintió. No era lo que imaginaba de ella y comprender su forma de ver la vida hizo que empatizara más con la teniente.

         — ¿Y tu padre? -Insistió-. Murió antes e nacer tú...

         — No es cierto, lo abdujeron -corrigió-. Mi hermano se obsesionó toda su vida con vengarlo y fue admitido en el EICFD cuando yo tenía diez años. Con ese sueldo, él y mi madre sostuvieron la economía familiar, hasta que lo mataron cuando yo tenía 16 años.

         — Déjame terminar, si pudiéramos volver...

         — Olvídalo Antonio -ordenó enojada.

         — Traeríamos a tu padre de vuelta a nuestro tiempo. Nada cambiaría.

         Abby suspiró hondo y no le contestó.

         — Tenemos problemas mucho más serios ahora. Busquemos un ordenador que tenga usb.

         — No -se detuvo él-. Hay que buscar el mando de la tele. Alumbra aquí.

         — ¿No querrás ver las noticias?

         — Ya en 2016 muchas televisiones tenían puerto usb. Si hay un mensaje grabado, lo veremos desde ahí. Además es casi imposible abrir un ordenador sin la clave del usuario.

         — Está bien, busquemos.

         — Yo miraré a ver si tiene puerto -propuso él.

         Recorrió los bordes y como sospechaba tenía varas ranuras de conexión por la parte izquierda. En el cristal vio dibujados varios símbolos, flechas en las cuatro direcciones y el circulo con la ralla de encendido. Lo tocó y el aparato proyectó una imagen del mar tan real que creyó que realmente le caería una ola encima.

         — Flipante, esto si es un televisor en 3D.

         — No veo mando, enchúfalo a ver si se pone solo.

         Antonio puso el pendrive en una ranura y apareció un menú flotante con cajas de cristal tan real que parecía que se podían tocar. En una ponía "TV", el otra "Periférico".

         — Intenta algo -resopló Abby.

         — ¿El qué? A ver, igual es táctil.

         Probó a tocar la caja de periféricos y su mano chocó con el cristal sin ningún resultado.

         — Pues no sé qué hacer, sigue buscando.

         — Se van a despertar -protestó la teniente-, y nosotros sin saber manejar una televisión.

         La pantalla cambio de pronto y aparecieron anuncios de Canal tres. El sonido era bastante alto y les alarmó.

         — ¡Apágala! -ordenó Abby.

         — ¿Cómo? Ni siquiera sé por qué se ha encendido -protestó Antonio olvidando que él mismo tocó el botón tactil.

         — Al menos baja el volumen, nos van a descubrir...

         Sin hacer nada el sonido bajó al mínimo.

         — Funciona por la voz... ¿y nos escucha a pesar de los cascos? ¡Que pasada! -Festejó Antonio.

         — Apaga -probó Abby.

         El televisor se apagó justo cuando escucharon una puerta del piso de arriba. Se quedaron inmóviles mientras oían pasos bajando la escalera hasta que alguien se asomó con una linterna que alumbró todo el salón.

         Los escudos ópticos funcionaban mejor de noche, cuando el ojo humano es capaz de vez peor debido a que recoge menos imágenes por segundo. El problema era que bajo los efectos de una linterna ellos eran invisibles pero sus sombras no.

         Al darse cuenta de ello Antonio recordó estupefacto el caso de la mansión que durante años había sido un misterio para él por el origen de aquellas misteriosas sombras. Ahora él era una de ellas.

         — Esto explica muchas cosas.

         — Ni respires -instó Abby.

         El que les deslumbraba con la linterna no pareció percatarse de su presencia. Cuando se iba a dar la vuelta se encogió de hombros y siseó: "Serían los vecinos".

         Regresó a su cuarto y por fin pudieron respirar tranquilos.

         — Saca el pincho, que vuelva a mostrar el menú -ordenó Abby.

         Antonio hizo caso y volvieron a aparecer las cajas flotantes.

         — Periférico -dijo ella en seguida.

         La caja de la derecha se desplegó y mostró el contenido. Sólo vieron un archivo de video.

         — ¿Ahora cómo lo abrimos? -Preguntó frustrada.

         Automáticamente el aparato reprodujo el video. Una imagen oscura y sin apenas sonido.

         — Estupendo, te ha entendido.

         — No creo, será que se pone sólo si no dices nada -trató de explicar la teniente,

         — Esperaba verme a mí mismo -opinó Antonio, extrañado.

         El televisor empezó a sonar con la voz de Abby.

 

 

 

         — Hemos debido equivocarnos de año, esto es imposible, habíamos conseguimos evitar la guerra atómica -se reconoció a sí misma.

         — ¿Esto es la Tierra? -Preguntó Antonio-. Ni siquiera hay ruinas.

         Por fin se hizo nítida la imagen y vieron una planicie llena de cenizas. Lloviznaba como azufre que era lo que levantaba el fuerte viento del suelo.

         — Esto no es bueno -bufó Abby-. Hay que averiguar qué ha pasado para llegar a esto y tenemos que impedirlo. Lo que está claro es que no han sido fenómenos naturales.

         Hubo un corte y luego Antonio disparaba su arma contra un monstruo de cuatro metros de altura derribándolo justo antes de que le alcanzara.

         Tras un nuevo corte, aparecieron en el interior de la nave y se escuchaba la voz debilitada de Abby.

         — Esta tierra ha dejado de albergar vida humana -relataba-, unas extrañas y grotescas criaturas campan a sus anchas, son violentas y difíciles de matar... pero lo peor son los dragone. Tenemos que impedir que ocurra esto en nuestro planeta.

         Un nuevo corte hizo reaparecer a Antonio, serio y preocupado, era el del futuro que les dejó el pendrive.

         — Sé que esto va a ser duro para ti, Abby. En mi tiempo tú estás muerta y fue necesario que te sacrificaras para evitar el Apocalipsis, ese funesto destino de la Tierra que acabáis de ver y volveréis a ver muy pronto. La civilización humana convertida en ceniza, dominada por monstruos y dragones. Pero si no mueres, esto será lo que ocurra. Si yo hubiera podido ponerme en tu lugar no lo habría dudado, salvaste al mundo y la humanidad nunca lo supo. El destino de la tierra depende de que seáis capaces de arreglar esto vosotros, sin ayuda del EICFD.

         — ¿Qué ha dicho? -Preguntó Abby, incrédula.

         — Os preguntaréis muchas cosas, pero la duda que más os debe inquietar es quién o qué causó el desastre. La respuesta es… Fui yo. Nunca debí entregar la armadura Pleyadiana. 

Comentarios: 10
  • #10

    Lyubasha (sábado, 29 octubre 2016 19:42)

    Me ha gustado mucho esta parte de la historia. Espero la continuación, tengo muchas ganas de ver qué harán Antonio y Abby para evitar la destrucción del planeta.

  • #9

    Chemo (viernes, 28 octubre 2016 03:10)

    Yo también espero la historia de terror de este año. Me gustaría que apareciera algún monstruo de alguna historia anterior que no haya tenido la oportunidad de volver a salir en mucho tiempo.

  • #8

    Yenny (jueves, 27 octubre 2016 03:02)

    Tengo curiosidad de saber como incorporadas dragones, creo que si fuera en el pasado no habría problema pero que aparezcan en el futuro es extraño, ya tengo ganas de leer la siguiente parte espero que la subas pronto :)
    Chicos no se quejen tanto ustedes no fueron asesinados en la historia del año pasado jajajaja
    Quiero ver cual es la sorpresa de este año.

  • #7

    Alfonso (jueves, 27 octubre 2016 01:20)

    El año pasado aparecí en la historia de Halloween y casi me matan. Mejor no aparecer en ésta.

    Al principio pensaba que los protagonistas de la historia viajarían al pasado a ver dinosaurios, pero ahora veo que son del futuro. Parece prometedora la historia, espero la continuación.

  • #6

    Tony (miércoles, 26 octubre 2016 19:52)

    Lo siento Jaime, esta casi acabada y ya es tarde para que salgais en ella.
    Este año os sorprenderá, no sé si positiva o negativamente. Prefiero mantener silencio para que la sorpresa sea completa.
    En cuanto a este relato, se puede decir que todo esto era un prólogo. La siguiente parte será el verdadero comienzo.

  • #5

    Jaime (miércoles, 26 octubre 2016 18:20)

    Entonces, simplemente no entregar la armadura pleyadiana al EICFD y ya, se acaba la guerra. Ojalá Abby haga caso a Antonio de una buena vez y no permita que el EICFD se haga con ella.

    Yo también espero con ansias la historia de Halloween. Me gustaría aparecer también en ella.

  • #4

    Ariel (lunes, 24 octubre 2016 21:55)

    Esta en un parte interesante, también espero con ansias la historia de Hallowen

  • #3

    Yenny (lunes, 24 octubre 2016 19:02)

    Un poco corto y algunos errores por ahí, gracias por subir nueva parte.
    Que bueno que te encuentres bien, las ausencias largas preocupan un poco jeje.
    Cuídate mucho y ya espero la historia de Hallowen.

  • #2

    Renata (lunes, 24 octubre 2016 18:46)

    Genial, cada vez esta mas interesante, ojala subas pronto la continuacion

  • #1

    Tony (lunes, 24 octubre 2016 00:56)

    Disculpar los retrasos, la historia de Halloween está llevándome bastante tiempo. A ver si a partir del 31 puedo volver al ritmo habitual.

Animal es el que abandona a su mascota.

Si es la primera vez que entras a la página, te recomiendo que entres al Indice.

¿Te gusta esta página?

 Ilustración por Wendy Naomi Arias Audiffred

El asesino que escribía cartas de amor

 

Libro primero de la recopilación de relatos más relevantes de la página.

Disponible a la venta. 

 

Haz click para ver detalles.

  

Ilustración por Antonio J. Fernández Del Campo.

 

Próximamente:  Segundo volumen recopilatorio.

 

Fausta

 

Ya disponible en papel

 

CONTACTO: 

 

Si quieres recibir por email los avisos de las novedades más recientes, inscríbete en el enlace siguiente.

 

Si quieres contactar conmigo directamente por email, escríbeme a esta dirección:

 

tonyjfc@yahoo.es

Chat

Contenido protegido por la ley

El disco de 2 Gb más pequeño del mundo
El disco de 2 Gb más pequeño del mundo