Videojuegos

Aquí encontraréis los análisis que he publicado en otras webs de videojuegos.

 

Videojuegos

 

Bienvenidos a la sección más ociosa de mi web. Muchos dicen que los videojuegos son una pérdida de tiempo, no quiero ni pensar en lo que dirán en los artículos basados en los videojuegos.

 

A mí me gusta ver los videojuegos como algo con los que usar el tiempo muerto. Cada uno tiene sus prioridades en su vida y nunca deberíamos ponernos a jugar cuando hay obligaciones importantes que hacer. Pero, ¿quién no se pone a ver la tele porque se aburre? Podría decir que ver la tele sí es una pérdida de tiempo ya que la miramos como retrasados mentales, creyéndonos todo lo que nos cuentan sin la menor intervención. Sin embargo los videojuegos no, algunos son de pensar, otros de actuar, otros de jugar a deportes, otros de… En definitiva, los videojuegos nos hacen pasar esos ratos de “tiempo muerto” de forma tan divertida que dejaremos de huir del aburrimiento e incluso añoraremos esos ratos de “no tener que hacer nada”.

 

Si son buenos o no para los niños yo digo que sí y no. Depende del uso que hagan de ellos. Los niños son las personas que suelen tener más tiempo libre y son las que precisamente más detestan llegar a soltar la frase fatídica “Maburro”. Lo peor es que los padres suelen pagar el pato y cuando sus hijos se aburren, los padres son los que tienen que aguantar las consecuencias de dicho estado de ánimo y tienen que poner orden para que estos no se suban a la mesa del comedor emulando una película de superman, o cosas por el estilo. Cuando un niño se aburre tampoco es plan de dejarles solos con la consola y ahí se las ventilen. Eso es peligroso porque podrían coger demasiada libertad y jugar a cosas inadecuadas para ellos (si es que aprenden a piratear y bajarse juegos para mayores por internet).

 

Los videojuegos bien usados para los niños deben ser como las golosinas bien usadas o las bolsas de gusanitos o los helados. Tienen que aprender que los videojuegos no son educativos, que no necesitan prestárselos a sus hermanos, que son una via de escape para huir del aburrimiento, cuando es tiempo de aburrirse. Nunca deben ser algo que tienen siempre disponible para usar cuando les de la gana y nunca deberíamos imponerles a qué quieren jugar. Para educarles, primeramente tenemos que mostrar interés en ellos y no considerarlos “juegos de niños”. Si los adultos juegan con ellos, ellos jugarán más felices y les distraerá más. Si se los dejamos para que nos dejen en paz, entonces jugarán diez minutos y volverán a molestarnos. En definitiva, hay que jugar con los niños, como si fueramos niños. Hay que disfrutar de los videojuegos como los disfrutaríamos siendo niños. Y sobre todo, hay que evitar la piratería porque tener cien juegos no hace la consola más útil. Es mejor comprar 2 de los que sabemos que van a disfrutar al máximo y nos sale mucho más barato.

 

Sin más preámbulos os dejo a la izquierda la sección de análisis. Quizás alguno que odiaba los videojuegos se lea alguno y decida darles una oportunidad. En el fondo son una pérdida de tiempo… pero, caramba, que duro es perder el tiempo estando aburrido, ¿no?

 

 

La evolución de los juegos de tenis
La evolución de los juegos de tenis

Animal es el que abandona a su mascota.

Si es la primera vez que entras a la página, te recomiendo que entres al Indice.

¿Te gusta esta página?

 Ilustración por Wendy Naomi Arias Audiffred

El asesino que escribía cartas de amor

 

Libro primero de la recopilación de relatos más relevantes de la página.

Disponible a la venta. 

 

Haz click para ver detalles.

  

Ilustración por Antonio J. Fernández Del Campo.

 

Próximamente:  Segundo volumen recopilatorio.

 

Fausta

 

Ya disponible en papel

 

CONTACTO: 

 

Si quieres recibir por email los avisos de las novedades más recientes, inscríbete en el enlace siguiente.

 

Si quieres contactar conmigo directamente por email, escríbeme a esta dirección:

 

tonyjfc@yahoo.es

Chat

Contenido protegido por la ley

El disco de 2 Gb más pequeño del mundo
El disco de 2 Gb más pequeño del mundo