Si pudiera ser vida...

            Era la nota que había sobre la cama del hospital, la misma cama donde había estado su hermana pequeña y Mónica no podía dejar de llorar al leerla. Todo lo que había pasado fue culpa suya, desde el principio debió vigilar lo que debía decirle a su hermana pequeña.

            Todos los días se quejaba de que no le gustaba la comida y para convencerla de que la comiera le decía que su padre no podía ver y que solo tenían el dinero que le daban en la calle, pidiendo limosna. Mumpy preguntaba si no podían devolverle la vista los médicos y ella contestaba que solo si alguien moría y se los donaba, podría volver a ver. Ella aceptaba esa verdad y seguía comiendo, con tristeza. Cuando su hermano enfermó, la familia tuvo aún más problemas para subsistir. Decían que se moría, sus riñones se habían muerto y no tardaría en morir a menos que alguien encontrara un donante de riñón.

            Cuando se lo contó a Mumpy, no pensó que le respondería que ella se mataría para que padre y hermano tuvieran la vida. No la tomó en serio. Sin embargo al día siguiente la pequeña se puso muy enferma y comenzó a vomitar baba blanca. Decía que había soñado que alguien la había envenenado. La llevaron al hospital y durante un día agonizó. No duró mucho más.

            Cuando murió, se la llevaron inmediatamente al funeral, todos lloraron su pérdida, la familia parecía marcada por el sufrimiento y no había consuelo para ellos.

            Después de incinerarla volvieron al hospital para recoger sus cosas.

            Entre ellas estaba la carta.

 

 

Siento mucho haberos engañado.

Nadie me envenenó, comí veneno del que tenemos

para las ratas para que con mis órganos pudieran

salvar a nuestra familia.

 

Os quiero mucho

 

Mumpy

 

Escribir comentario

Comentarios: 5
  • #1

    tonyjfc (jueves, 14 julio 2011)

    Solo lo he adaptado para que se lea como una historia. Pero esto es una historia real que cuando leí en el periódico ayer me dio mucha pena.

  • #2

    Mike (jueves, 14 julio 2011 22:40)

    si la verdad es muy triste, que mal que no encontraran la nota antes

  • #3

    x-zero (viernes, 15 julio 2011 04:07)

    yo tambien lei esta nota en los periodicos, por suerte dice que el gobierno (o no recuerdo que, no era el gobierno) se apeno mucho por la noticia y decidieron que a su hermano enfermo le donarian los riñones que ocupaba para compensarlo, asi que su muerte no fue en vano..

  • #4

    yenny (viernes, 15 julio 2011 16:27)

    Corta pero muy intensa me dio mucha tristeza y mas porque dicen que es verdad.

  • #5

    Jannys (viernes, 01 junio 2012 04:20)

    THX for info

¿Necesitas un editor de textos superior?

 

 

MOBI

 

La información es el tesoro que mejor debe guardar. 

 

Mega

Organizador y

Buscador de

Información

 

Pincha aquí.

 

 

 

 

 

No dejes que te los cuenten

Relatos olvidados I

Relatos olvidados II

Relatos olvidados III

(Próximamente)

Relatos olvidados

El mundo está lleno de misterios y secretos. Algunos tan grandes que necesitan ser silenciados (o puestos en duda a la luz pública) con el fin de no causar alarma social. ¿Podemos asegurar aquello que observamos? Incluso lo que nos cuentan lo dudamos. En definitiva, sólo creemos en algo si lo confirmamos con nuestros propios sentidos… Y a veces incluso dudamos de nosotros mismos. 

¿Cuántas cosas son reales de las que nos cuentan los periódicos? ¿Qué nos ocultan? La "verdad" es demasiado dura para que la sociedad la acepte. 

Ocurren sucesos dramáticos, impactantes, difíciles de creer y ya es hora de que alguien se atreva a contarlos.

 

Antonio J. Fernández Del Campo, ingeniero técnico de informática, ha practicado la escritura, como su verdadera vocación, desde los quince años. Su vida profesional nunca ha impedido que en sus ratos libres dejara volar su imaginación escribiendo por diversión sin intención de publicar.
Cuando inauguró su página:

http://tonyjfc.jimdo.com

en 2008 lo hizo con idea de exponer sus obras al público de forma gratuita y así perfeccionar su técnica como escritor con ayuda de los comentarios de sus seguidores. 
Debido a que fue escrito por diversión, el estilo de escritura directo y sencillo de Antonio pretende conseguir atrapar al lector desde el primer hasta el último párrafo de cada capítulo logrando que incluso aquellos a los que no les gusta leer se enfrasquen en su lectura.